EntrevistasArturo Puertas en el corazón de Nueva York

22 de octubre, 20166908 min
A Arturo Puertas no le alcanzan los gestos para expresar la felicidad que siente. Hace unos meses volvió de su estadía en Nueva York con un gran disco bajo el brazo. Con un puñado de temas propios, el contrabajista se dio el gusto de su vida y produj0 y  grabó, junto al pianista Aaron Goldberg «Viva Jujuy», con especial destaque del saxofonista Miguel Zenón. El primer jueves de noviembre Puertas lleva su nuevo trabajo al escenario de Thelonious.  «Es lo mejor que hice hasta aquí», dice Puertas. Y nadie podría desmentirlo.
arturopuertas

«Habíamos estado de vacaciones en Nueva York y a mi esposa le había gustado mucho la ciudad. Tenía ganas de volver y que nos quedemos más tiempo, algo así como un mes. Allí empecé a madurar la idea de que si nos quedábamos tanto tiempo,  no me podía volver con las manos vacías. Algo tenía que hacer, algo me tenía que traer», dice Arturo Puertas. Y lo que se trajo es, sin duda,  uno de los mejores discos que ha producido el nuevo jazz argentino. puertasdisco

¿Y cómo iniciaste el proceso de concretarlo?

Le escribí a Luis Bacqué, que tiene un estudio de grabación allá y le comenté la idea, pero él en ese momento iba a tener el estudio cerrado por reformas.  Entonces me recomendó a Aaron Goldberg. Me dijo que era un músico muy amigo de Guillermo Klein, que le gustaba armar este tipo de proyectos. Entonces le escribí.  Tardó en responderme pero finalmente lo hizo. Se entusiasmó con la idea y tengo que ser sincero, prácticamente me armó todo. Me consiguió un estudio muy bueno. Un estudio chico pero que tenía todo lo que necesitábamos. Y el audio que logró fue muy bueno también. Y además consiguió los músicos.

¿Vos ya tenías preferencias por algún músico en particular?

Si, cuando Aaron me preguntó a que músicos quería llamar le hablé de Miguel Zenón.  Al tiempo me escribió contándome que había arreglado con Miguel.  «Te lo pude conseguir, pero no para todos los temas. Puede venir un día y tocar cuatro temas», me dijo.  Bueno y fue así.  Entonces Aaron me pidió cambiar la idea original.  Me dijo que como Zenón no podía quedarse para tocar todos los temas, porqué en vez de llamar otro alto no llamábamos un tenor, así teníamos otro color en el disco.  Y así trajo a John Ellis, un músico tremendo.

¿Antes ya le habías enviado tu música a Aaron?

Sí, claro. Le mandé las partituras y una maqueta hecha con Midi. Para que tenga una idea. Y bueno, supongo que él también debe haber chequeado en Youtube que es lo que hago, con quien he tocado, esas cosas, antes de decidirse a apoyar el proyecto.

¿Y vos lo habías escuchado a él?

Si. Yo lo había escuchado con su trío.  Es un músico que me gusta porque es simple pero al mismo tiempo tiene mucho  swing  y una calidad enorme.  Lo mismo Adam.  Al que no conocía para nada es a John Ellis, el saxo tenor. Lo escuché por primera vez cuando llegó al estudio el día de la grabación y quedé muy sorprendido.  De entrada tocó el corte 8, «Todos en el viento», uno de los temas más difíciles del disco. Ya en la primera leída se largó con el tema como si lo hubiera tocado toda la vida. Tremendo.

¿A Miguel Zenón lo querías especialmente por su perfil latino?

Yo lo quería desde que lo vi en el SFJazz Collective. Cuando los vi tocaban un trabajo que habían hecho sobre la música de Joe Henderson.  Y si bien en el grupo había varios músicos latinos, como David Sánchez o Ed Simon,  no estaban haciendo una música de raíz latina. Pero obviamente conozco que en lo latino se mueve maravillosamente bien. De hecho en el disco mío, el solo que hace en «Tour de Force», el tema de Dizzy Gillespie, es tremendo.  Miguel puso allí toda su personalidad.grupo nueva york

Al final del disco hay como un bonus track con el mismo tema… 

Si, es un corte de la primera toma que hicimos de ese tema.  Lo puse porque, si bien las melodías no habían salido muy ajustadas,  los solos de Miguel y de Aaron en esos temas eran tan impresionantes que pensé que no podía abandonarlos. Yo no puedo tirar esto, pensé.  Así que directamente puse los solos al final del disco, sin la melodía. No podía dejarlos afuera. No se lo merecían.

¿Pudieron ensayar antes de ir a grabar al estudio?

Un día antes ensayamos. Pero lo hicimos sólo en trío, con Aaron en piano y Adam Cruz en batería. Los dos saxofonistas vinieron el mismo día en que tenían que grabar.

¿Qué fue lo que más te sorprendió de músicos de ese nivel y qué diferencias encontrás con nuestro medio?

Y son músicos con mucha experiencia, con  mucha actividad. Hay cosas que las tienen súper claras. Yo creo que el piso desde el que estos músicos arrancan es muy, muy alto.puertas2Ese es el tema para mí. Si estás por debajo del  nivel que ellos tienen no hay posibilidades de hacer algo allá. Si estás por debajo de eso no trabajas. Esa me parece una gran diferencia.

¿Y vos como te sentiste en medio de todo eso y en Nueva York?

Al principio estaba un poco asustado (Risas). Pero me sentí cómodo. Si bien estaba tocando con un instrumento que no era el mío. Pero lo disfruté.  Estuve unos días practicando con un contrabajo que conseguimos, pero antes de la grabación se arruinó por un mal arreglo que tenía. Así que sobre el día de la grabación Aaron me consiguió un nuevo instrumento  y con ese grabamos. Me tuve que adaptar muy rápido, no es lo ideal, pero salió bien. Pero me sentí muy cómodo.  El día del ensayo con la base rítmica ya me sentó muy bien y eso me predispuso para el día de la grabación. Aaron es un tipazo. No tengo más que agradecimientos para él.

¿Además de lo que decís de Aaron, qué impresión final te quedó de los otros músicos?

La mejor. Zenón es un músico tremendo. Y además muy cálido. Muy buena gente. Un músico muy solicitado, con mucho trabajo. Fijate que sólo pudo venir un día a la grabación. Y además llegó con las valijas, porque del estudio salió para el aeropuerto. Pero a pesar de todo eso vino con unas granas tremendas y se tocó todo. Muy buena gente y un super profesional. Como también Adam Cruz… y de John Ellis ya te dije, quedé muy impresionado con su trabajo.

¿Y cómo fue la relación en los ensayos y durante la grabación con todos ellos?

Muy buena. En los días previos fui a ver algunos amigos. Músicos argentinos que viven y tocan allá, como Emilio Solla, Pablo Aslan, Oscar Feldman.  Estuve con ellos y fui a verlos tocar en algunos boliches. Les comenté lo que estaba por hacer y con quienes iba a grabar y me acuerdo que Emilio me dijo «preparate porque te van a cambiar todo» (Risas).

¿Y finalmente fue así?

No. No fue todo. Si algunas cosas. Y tengo que reconocer que los cambios que propusieron siempre fueron para mejor. No hay quejas. Por el contrario, estoy agradecido por eso.  Pero te aclaro que en Buenos Aires también me sucede. Si estoy tocando con un músico que respeto y me tira una idea, lo menos que puedo hacer es probarla y ver si funciona. No te podés cerrar.

Contame algo de los temas que incluiste. Hay algunos nuevos y otros no tanto…

Si hay dos temas de «Siete puertas», mi primer disco, que aquí aparecen reversionados. «Es diferente» y  «K.J.El pianista», que hicimos en trío.   Son dos temas que me gustan y quería volver a hacerlos en otro contexto, con otros músicos.  En aquel primer disco el tema «Es diferente» está hecho como un vals y ahora lo hicimos como una bossa.  Y «K.J», un tema dedicado a Jarret, queríacharlie haden hacerlo tocado por otro pianista. Y después hay temas nuevos que compuse especialmente para este disco, como «El hombre fuerte», dedicado a mi padre o «Sos mi bastón», un tema que le dediqué a mi mujer Cynthia. También compuse «Para Charlie H», que obviamente está dedicada a Charlie Haden, alguien que siempre admiré mucho.

¿Qué admirás particularmente de Haden?

Fue un gran contrabajista, pero además compositor excepcional. Venía del free de Ornette Coleman, pero después hizo cosas tan ricas, como la Liberation Orchestra con Carla Bley,  el West Quartet, el último disco con Jarret…tanto.

¿Arturo, si te pidiera que reseñaras tu disco en dos o tres palabras, qué dirías?

Te diría…un sueño cumplido. Ni más ni menos que eso…

puertasdisco

 

Arturo Puertas presenta «Viva Jujuy»
Jueves 3 de noviembre
Thelonious Jazz Club
Jerónimo Salguero 1884, Buenos Aires
reservas1884@gmail.com


Gabriel Santecchia saxo
Hernán Jacinto piano
Oscar Giunta batería
Arturo Puertas contrabajo

 

 

 

 

 

Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.