EntrevistasDiego Urcola en duelo musical con Paquito D´Rivera

17 de agosto, 202040311 min
Radicado desde hace décadas en Nueva York, Diego Urcola es una presencia constante en los combos del cubano Paquito D´Rivera. No obstante tal nivel de actividad no le impidió desarrollar su propia carrera como líder, con media docena de discos a su nombre. El último de ellos, El duelo, de inminente aparición; cumple un par de viejos anhelos del trompetista argentino. Llevar adelante un cuarteto sin piano y compartir la aventura con Paquito. La fotografía de tapa, en la que ambos posan espalda con espalda, blandiendo sus instrumentos como armas; nos consuela sabiendo que el duelo anunciado será sólo musical, con el arte como campo de batalla.

¿Diego cuál fue la idea primera, la que dio origen a este proyecto de cuarteto sin piano junto a Paquito D´Rivera?

Hace un par de años hicimos un homenaje a Gerry Mulligan en el Festival de Punta del Este, en Uruguay. Me acuerdo que estaba Gary Smulyan en ese concierto. Y salió realmente muy bien. Muy lindo. De allí salió un poco mi idea de hacer este proyecto sin piano. Además tenía muchas ganas de hacer algo así junto con Paquito…

Con el que venís tocando desde hace 25 años…

Si y siempre, durante todos esos años, tuve ganas de tener un proyecto junto con él. Quería mostrar la dimensión que tiene además como improvisador. Él es toda una figura en la escena del jazz y tiene un estilo personal, una imagen. Pero además conozco muy bien la ductilidad que tiene. Él puede tocar el estilo que quiera. Puede tocar jazz, tango, clásico o lo que quiera y suena bien. Suena auténtico y lo hace sin perder su propia voz.  Y esto quería yo. Que Paquito tocara de la manera más libre posible. Que se viera esa parte suya de improvisador.

¿Dirías que la referencia hacia aquel grupo de Mulligan con Chet Baker primero y con Bob Brookmeyer después, emblemático en la historia del jazz, está implícita de alguna manera en todo el disco?  

De alguna manera fue el origen, como te decía. Acá nosotros hacemos de Mulligan I know, don’t know how,  un tema muy lindo que se presta muy bien para esta formación. Pero si bien, como decís, aquel grupo sin piano es emblemático, no nos olvidemos de otra formación importante: el cuarteto de Ornette Coleman, también sin piano. Por eso quise incluir además Una Muy Bonita, un tema no tan transitado de aquel grupo que Ornette tenía con Don Cherry, Charlie Haden y Billy Higgins.

Que si mal no recuerdo está en Change of the Century, un disco de Atlantic…

Sí, claro. Acá hicimos una versión no muy diferente a la que hacen ellos. Hay un poquito más de groove, un poco más latino. Pero eso está también de alguna manera en el original. Te diría que ya de por sí es un tema latino de Ornette, dentro de la mirada que podía tener él sobre lo latino, lógicamente.

Estos dos temas que mencionás, el de Mulligan y el de Ornette,  son para combos sin piano. Pero las otras composiciones que incluís no lo son. Imagino un trabajo previo de arreglo importante ahí.

Bueno, ese es uno de los grandes desafíos de la instrumentación. Más allá de que alguna composición se podía tocar en cuarteto sin piano, muchas otras, como por ejemplo Libertango, tuve que arreglarla para que suene completa sin instrumento armónico. Ya había grabado una versión en mi primer disco, que editó Fresh Sound en 1999. Hace años además que la venimos tocando con el grupo de Paquito. Pero de todas maneras ese arreglo no funcionaba con esta instrumentación y por eso tuve que hacer uno nuevo. Por eso digo que en este disco el desafío no fue tanto la composición sino los arreglos.

¿En El duelo hay tres temas tuyos. Dos ya los habías grabado: Tango azul está en tu disco Viva y The natural que está en The appreciation. El tercero es Buenos Aires. ¿Lo habías grabado alguna vez?

Buenos Aires está en un disco de Paquito en vivo en el Blue Note. Es uno de los primeros temas que escribí hace ya muchos años. Lo agregué ahora porque pensé que iba a quedar bien en esta formación.

Ok. Ahora, en estos temas tuyos ¿el trabajo de arreglo fue similar al de las otras composiciones?

Sí. Y te digo porqué. El piano o la guitarra influyen mucho armónicamente. Inciden directamente sobre lo que estés tocando. Pero cuando no están, es el bajo el que cobra una importancia muy especial. Desde ya que en cualquier contexto el bajo es un instrumento importante. Pero en un grupo sin instrumentos armónicos te diría que es prácticamente todo. Por eso es fundamental que los temas tengan una línea de bajo preconcebida. Con mucha presencia, con mucho peso.

¿Y eso es lo que trabajaste puntualmente ahora?

Claro. Por allí pasó el arreglo. Por ejemplo la versión de Tango azul,  del disco, está prácticamente construido sobre una línea de bajo. Lo mismo Buenos Aires, con una línea de milonga muy clásica. El otro tema mío en este trabajo, The natural, no tenía originalmente una  línea de bajo, y tuve que escribirla para este contexto.

Decías de las ganas que tenías de armar un proyecto con Paquito. Pero al ver el listado de temas del disco, se advierte que te diste otro gusto grande con la elección de los autores…

Y bueno, son mis compositores preferidos. Astor Piazzolla, Kenny Wheeler, uno de mis preferidos dentro del jazz. Osvaldo Pugliese, Wayne Shorter, Dizzy Gillespie o Guillermo Klein, con quien también vengo tocando desde hace mucho.

Justamente El duelo, una composición de Klein, es la que le da nombre a tu disco.

Si, ese es un tema que hacíamos a dos trompetas con Richard Nant en la primera  etapa del  grupo Los Guachos, a fines de los 90. Creo que lo llegamos a grabar, pero por esas cosas que nunca se saben, no fue editado. Y es una pena porque es un tema muy lindo que quedó medio olvidado. Y además le gustaba mucho a mi esposa cada vez que lo hacíamos en el grupo de Guillermo. Y aquí tenés dos buenas razones por las que ahora lo traje a este disco. Pensé que se iba a dar muy bien en dúo con Paquito. También la tapa del disco fue pensada en función de este título.

Llama la atención el tema que combina La Yumba de Osvaldo Pugliese, con el Caravan, que hacia la orquesta de Ellington. Es un arreglo de Ethan Iverson…

Ese arreglo lo hizo Ethan para el grupo de Pablo Aslan. Recordás que él estaba en Avantango, el trío de Pablo que completaba Thomas Chapin. El arreglo es de esa época. Luego Avantango tuvo otras formaciones, incluso una en la que estábamos con Andrés Boiarsky y que también era un cuarteto sin piano. Ese tema estaba en el repertorio. Ahora lo arreglé para poder hacerlo con Paquito.  A mí siempre me gustó mucho como junta las dos canciones.

Es interesante el arreglo de Iverson, porque es como que los dos temas conviven, se mezclan, interactúan…

El puente es el de Caravan. Pero, especialmente en  la melodía de la parte A del tema, Ethan hizo como una mezcla de las dos melodías. Probablemente a un argentino nunca se le hubiera ocurrido algo así, pero a un americano le pareció normal…Creo que en el disco ha quedado muy bien. Al principio tuve algunas dudas sobre cómo iba a funcionar sin piano. Pero lo probamos en un par de shows en Nueva York y allí nos convencimos de que sonaba bien y entonces decidí incluirlo en el disco.

¿Y cómo llegaste al arreglo de Jerry González sobre Bye-ya de Thelonious Monk?

Ese tema está en un disco muy lindo de Jerry y la Fort Apache Band, que fue un grupo muy importante dentro de lo que aquí se llama Latin Jazz. En ese disco, Rumba para Monk, Jerry hace todos temas de Thelonious con ritmos latinos. Es un muy lindo trabajo, creo que uno de los mejores discos de aquella banda. Yo había hecho la transcripción de ese tema, cuando hicimos un tributo a Monk en el Festival de Punta del Este. Lo tocamos allá, pero nunca lo grabamos…y pensé incluirlo ahora. La verdad es que yo preparé un montón de música para este disco. La idea era grabar todo lo que pudiésemos y luego elegir siete u ocho temas. Pero llegamos al estudio y todo se dio tan fácil que grabamos 15 temas en ocho horas. Así que al final pude poner casi todo lo que grabé.

Lo hiciste en el estudio de Luis Bacqué en New Jersey.  ¿Ya habías grabado alguna vez con él?

A Luis lo conocí cuando él estaba en Buenos Aires. Luego cuando vino a vivir a Nueva York nos hicimos amigos. Nunca había grabado un disco entero con él hasta ahora. Si habíamos hecho algunas cositas juntos, pero no un disco. Si había mezclado allí Mates, mi disco anterior. Lo habíamos hecho en el primer estudio que él tuvo en Brooklyn, cuando recién había llegado acá. Vos hablaste con él y conocés la historia. Así que cuando armó el estudio nuevo, el que tiene ahora, pensamos en grabar juntos algún día. Y finalmente se dio. Se juntaron las ganas de él con las mías y salió.

Estoy seguro que más allá de la amistad hay razones técnicas, profesionales, que definieron tu decisión. Además él ejerció de productor, lo que habla de una confianza aún mayor.   

Totalmente. Luis tiene un estudio muy lindo, muy bien puesto. Es un gran profesional y además un amigo. Si, fue el productor del disco y me ayudó mucho en todo eso. Siempre es bueno tener alguien de confianza en la cabina. Porque es muy difícil tener un panorama general de todo lo que está pasando al mismo tiempo que estás tocando.  Yo me apoyé mucho en él. Cuando me decía que había que seguir, seguíamos y cuando indicaba alguna corrección, íbamos por ese camino. Por eso también pudimos grabar todo en unas pocas horas.  Estoy muy conforme, muy contento con la parte técnica. Paquito también. Dice que es uno de los discos donde más le gusta como suena el clarinete, que es un instrumento muy difícil de grabar.

Bueno ya tenés el disco. Hiciste un pre-lanzamiento en bandcamp y lo vas a tener en redes a partir del 18 de setiembre. ¿Hay posibilidades de presentarlo en vivo a pesar de la situación actual?

Tenemos una fecha para el 22 de octubre en el Dizzy´s, el club de jazz del Lincoln Center, acá en Nueva York. Esa es la idea. Con protocolo, obviamente. Veremos cómo sigue todo.  Teóricamente el club iba a abrir los primeros días de septiembre con capacidad limitada. Si eso sigue así, la fecha quedaría en firme. Ellos tienen todo armado para pasarlo además por streaming. Así que estamos a la expectativa de que eso se concrete. Y esperemos que pronto podamos regresar a los escenarios. Me imagino que es un deseo común que tenemos los músicos de todo el mundo.

El Duelo. Diego Urcola Quartet con Paquito D’Rivera

Diego Urcola trompeta y flugelhorn / Paquito D’rivera, saxo alto y clarinete /Eric Doob, batería /Hamish Smith, contrabajo

  1. El duelo 5:08
  2. Tango azul 5:55
  3. Una muy bonita 4:48
  4. La yumba / Caravan 6:12
  5. Pekin 3:22
  6. The natural 4:42
  7. Buenos Aires 5:33
  8. Foxy trot 5:03
  9. I know, don’t know how 4:39
  10. Libertango 6:46
  11. Sacajawea (theme) 4:54
  12. Leyenda 5:02
  13. Con alma 4:53
  14. Stablemates 5:03
  15. Bye-ya 5:10

Podés escuchar aquí un adelanto de El duelo

 Autores

 “El Duelo” (Guillermo Klein) / “Tango Azul” (Diego Urcola) / “Una Muy Bonita” (Ornette Coleman) /“La Yumba-Caravan” (Pugliese/Tizol)/ “Pekin” (Willy Gonzalez) / “The Natural” (Diego Urcola) / “Buenos Aires” (Diego Urcola) / “Foxy Trot” (Kenny Wheeler) /“I Know, Don’t Know How” (Gerry Mulligan) /“Libertango” (Astor Piazzolla) /“Sacajawea (Theme)” (Wayne Shorter) /“Leyenda” (Richard Nant) /“Con Alma” (Dizzy Gillespie) / “Stablemates” (Benny Golson) /”Bye-Ya” (Thelonious Monk).

Arreglos Ethan Iverson (track 4), Marquis Hill (track 14) y Jerry Gonzalez (track 15)

Editado por ­Urkomusic. EE.UU. Grabado entre el 10 y 11 de diciembre de 2019 en Bacque Recording Studios / Grabacion, mezcla y masterizado  Luis Bacque / Producido por Luis Bacque / Productor ejecutivo  Ana Lorena Camacho / Fotografia y diseño Christopher Drukk

Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Newsweek, Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.