EntrevistasGuillermo Roldán y la creación instantánea de «Temporal».

13 de septiembre, 20164956 min
La libre improvisación es una de las expresiones menos transitadas por el jazz argentino y pocos músicos locales se aventuran por esas geografías. Guillermo Roldán, que en 2014 sorprendió con «Nuclear», su excelente disco con música de Thelonious Monk y Ornette Coleman; renueva ahora el desafío con «Temporal» y su Cuarteto Instantáneo. Cinco temas totalmente improvisados y un grupo de lujo para una propuesta audaz.

guille

En la improvisación libre, dice Wade Matthews, «las relaciones más importantes se establecen, no entre los sonidos, sino entre los músicos». Y de esa sutil y compleja relación surge el singular proceso de la creación en tiempo real. El de una música que se crea y desarrolla en el instante mismo en que se la escucha. Con el oyente en un lugar de privilegio. Como parte y testigo de un proceso irrepetible.  De una música de belleza efímera, que nace y muere a un mismo tiempo.disco

Algo de todo eso conforma la esencia del Cuarteto Instantáneo, el combo con el que soñó el bajista Guillermo Roldán y que por estos días asiste a la edición de su primer disco, «Temporal», un logrado trabajo que, a lo largo de cinco tracks de libre improvisación, arriesga y desafía en demanda de oyentes inquietos.

Con Roldán en bajo eléctrico, Tatiana Castro Mejía en piano, Francisco Salgado en trombón y el experimentado Enrique Norris en corneta, sikus y accesorios, el Cuarteto Instantáneo navega con soltura y creatividad las difíciles aguas de la improvisación; creando climas, buceando en nuevas sonoridades, pero siempre explorando. Con pasajes casi minimalistas en los que se reduce a un dúo o un trío, o en plena formación, desbordante de creatividad.

Es el propio Roldán quien mejor lo expresa y en pocas palabras.» Somos un cuarteto de improvisación de principio al fin» dice. Y así lo refleja «Temporal».

Lo primero que me gustaría preguntarte es acerca del concepto con el que diste vida a este cuarteto

El concepto del cuarteto es el de un grupo de improvisación, en el total sentido de la palabra. Y está muy basado en el conocimiento que tenemos entre nosotros. Con Tatiana vengo tocando desde hace cinco años.  Hemos tocado en muchas jams de free, de las que organizaba Ada Rave, recordarás.norris2 Lo mismo con Francisco Salgado, con el que toco desde hace no menos de diez años en distintos ámbitos y también distintas músicas o grupos. Y con Enrique Norris, bueno, yo me formé con él. Así que el grupo se dio de una manera natural.

 ¿Al decir improvisación total, significa que no llevaste ninguna idea o esbozo al estudio?

Nada. Somos un cuarteto de improvisación de principio al fin. En algún show puede aparecer esbozado algún tema, como una cita, para luego seguir a partir de allí. Pero somos un grupo de improvisación total, no uno que improvisa a partir de temas ya escritos.

Es decir, pautas cero…

Una sola vez tuvimos alguna pauta, pero no nos cerró. Entonces me di cuenta que el grupo tenía como una dinámica.  Son gente que escucha muy bien y sabe cuando estar en un registro determinado en cuanto a la orquestación y cuando aportar determinada sonoridad.

¿Qué importancia tiene el conocer en profundidad a los otros músicos, teniendo en cuenta que se trata de improvisación total y no podés prever que pueden llegar a hacer?

Mirá, hay ciertos aspectos que yo conozco muy bien de Tatiana, Francisco o Enrique. El abordaje que ellos hacen de su instrumento, sus estilos o sus posibilidades tímbricas. Todas cuestiones que ellos también saben de mí.  Todo eso ayuda mucho en una improvisación.  Te ayuda a saber cuándo entrar, por donde ir, qué tocar en qué momento.  Saber que no podes estar tocando todo el tiempo y que está bien que en determinado momento se armen dúos o tríos.  roldan grupoY cuando un tema todavía tiene algo para decir o por el contrario, ya se agotó.  Todas cuestiones que suman para que el grupo y su música fluyan,  tanto en las ideas como en su desarrollo. Por todo eso,  es importante saber con quién estás tocando.

¿Qué recordás de la grabación?

Fue una sesión hermosa. En Casa Frida, un estudio maravilloso. Transcurrió de manera natural.  Improvisando.  Como te decía, de manera fluida…y con algunas sorpresas. Recuerdo que Enrique de pronto sacó un sikus y se puso a tocarlo. Ni me avisó. Llegó un momento en que lo sacó y se puso a tocarlo y a improvisar con él…fue  muy lindo.  Y yo también aporte otra sorpresa. Sin que ninguno sepa la llevé una bailarina a la sesión, a Carmen Pereiro Numer.  La invité y vino. Entonces Tatiana quiso leer algo que ella había escrito. Y se armó algo muy lindo…una sesión muy feliz.

¿Carmen bailaba mientras ustedes estaban tocando y grabando?

Si, en dos temas.  «El azar intencionado», el track tres, y «Trompos», que es el track cinco.

¿Y de qué manera influyó el arte de Carmen en ustedes?

Es como que interactúas. Hay cuestiones de la danza que te pueden impulsar ideas. Desde el ritmo, desde lo interválico. Que notas vas eligiendo y en qué distancia. Desde la motivación también. La danza es una composición y como tal es inspiradora. Tiene intervalos, tiene in crescendo, silencios, tiene frases… Por eso quería que Carmen, a quien conozco como bailarina y como directora,Guillermo-Roldan-rotativa estuviera en una parte de la grabación. Fue muy estimulante y una alegría que aceptara estar.

En una improvisación total como la de Temporal ¿cómo se dan cuenta que un tema debe terminar? ¿Cómo saben que llegó a su final?

La pregunta es buena, pero muy difícil de responder. Te das cuenta mientras tocás. Es como que lo sentís en la intensidad…me cuesta explicarlo.  Pensá en un diálogo improvisado.  La historia nace, crece, se desarrolla, pero en algún momento los actores sienten que el tema ya dio todo lo que tenía que dar. Que no tiene más para entregar y entonces la cierran y pasan a otra historia. Es así también con la música.

Pero una historia con palabras es explícita.  Es como un cuadro realista. Sabés cuanto está terminado. ¿Pero cuál es el final de una pintura abstracta? ¿No pasa lo mismo con la música improvisada?

Pero la música también puede ser explícita. De pronto apareció un motivo improvisado.  Se descompuso o se fue para otro lado y generó la aparición de otros motivos, que lo interpretaron y lo desarrollaron por otro camino o lo cerraron.  Es explícito. Pero no deja de ser una de las miles de posibilidades que tenés para improvisar. Un camino entre tantísimos otros…

¿Qué te atrae de la improvisación total que no tenga la improvisación sobre un tema ya escrito?  

Es simplemente otra posibilidad. Ni peor ni mejor que otra.  Tengo tantas ganas de tocar tanta diversidad de música, algunas de ellas dentro de lo que se llama jazz, que lo hago porque  lo quiero hacer. Pero una estética no me quita la otra. Yo puedo tocar swing y lo disfruto y puedo hacer Monk,  Ornette Coleman, blues o free y también lo disfruto. A mí me interesa la música.

El Cuarteto instantáneo presenta «Temporal», el 1 de octubre a las 0.30  en Virasoro.

cuarteto

«Temporal».

Cuarteto Instantáneo

Viento Norte

Sobre las cuerdas

El azar intencionado

Beatbox en Bemsha swing

Trompos

Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.