InformeJazz en español. ¿Una asignatura pendiente?

29 de marzo, 201952839 min
Quien canta jazz fuera de los Estados Unidos arrastra inexorablemente un karma de desconfianza. A diferencia del blues o el rock, el jazz no ha sabido o no ha podido encontrar una lírica fuera del escenario en donde se originó. ¿Se puede cantar jazz en español? La respuesta la tienen aquí nueve de las mejores cantantes del jazz argentino.

Desde Lois Blue hasta Donna Caroll, el jazz vocal ha tenido su historia en la Argentina. Sin embargo, durante bastante tiempo ha sido mirado con desconfianza o con cierto halo de arte menor. Para los tradicionalistas, cantar jazz en inglés desde estas geografías ha sido un intento fallido desde su origen. Allí donde la autenticidad del mensaje es puesta en tela de juicio.

Pero los “guardianes del orden” van más allá. Para ellos es impensable traducir las letras al español. Algo similar y tan disparatado como cantar tango en japonés.

Sin embargo el desafío sigue vigente y atraviesa distintas generaciones de artistas. Y tal como sucede en Europa,  también en la Argentina las cantantes se sumergen en las difíciles aguas del jazz buscando nuevos desafíos, agregando colores distintos a la paleta de una música que nació libre.

¿Por qué no entonces, cantar jazz en nuestro idioma? ¿O es que no se puede o no se debe cantar jazz en español?  Nueve artistas de primera línea tienen aquí la palabra…

 

María Cueto

Recuerdo haberme preguntado porque no había jazz en castellano, incluso traduje algunas letras de standards con la idea de cantarlos, pero quedo en una idea porque no me terminaba de gustar. También me acuerdo lo linda que me pareció la versión de Esperanza de “Body and Soul” pero también lo ajena que me sonó la traducción.

Creo que la letra puede estar en cualquier idioma siempre que sea sincero, si uno compone jazz y sale en castellano, bienvenido sea. Pero estamos acostumbrados a que sea en ingles porque es de donde salió el estilo, como estamos acostumbrados al tango en castellano.

Cada artista tiene su búsqueda personal, ojala haya nuevas composiciones en castellano, inglés, alemán o el idioma que sea, o también sin letra, que no es una condición necesaria para comunicar por medio del canto, ya que mientras sea sincero todo arte comunica.

Georgina Díaz

En realidad existen expresiones cantadas en español.  Eleonora Eubel es una de las que lo hace.  Nosotros en el disco,  hicimos “Love and Deception” de Sergio Mihanovich, también en español.  Lo que pasa es que resulta una sonoridad completamente diferente. Hay articulaciones, ataques, que se emparentan con los otros instrumentos de viento y que son bien propios del estilo que, al hacerlos en nuestro idioma  cuesta hacerlos sonar o hay que adaptarlos y hasta en algunos casos,  suavizarlos. No todos los recursos vocales jazzeros, por ejemplo los  melismas, glisandos, diferentes acentuaciones y articulaciones, fraseo, improvisación rítmica y melódica, el uso de los resonadores, etc. son aplicables al español directamente sin sufrir modificaciones.

De todas maneras, el Jazz, es el “género musical” que más acepta cambios, de hecho los constituyó como su estatuto.  La transformación, la búsqueda y el riesgo son pilares del Jazz.  Por lo tanto hay todo un camino por seguir recorriendo en este sentido y continuar, de esta manera, atravesando las dificultades idiomáticas que nos separan. Nuestro próximo disco tendrá algo de esto, algo de trasladar nuestra propia argentinidad al estilo que más nos define, el Jazz.

Eleonora Eubel

Antes deberíamos revisar la definición de jazz. Para muchos, jazz es una música que se atiene a ciertas reglas musicales y a un repertorio específico. Para otros el jazz es una manera de hacer música.

Lo cierto es que sin pedir permiso, la música hace su propio camino, sus alianzas, sus cruces, reinvenciones y recreaciones. En este camino de libertad e hibridación, se producen todo tipo de resultados; entonces la música crece, cambia, se reinventa, aprende, mejora, se embellece y nos encanta.

Como artista prefiero crear con libertad suficiente como para unir por ejemplo el idioma castellano con las cadencias que creo que mejor le sientan. Y para mí es un privilegio poder hacerlo junto a músicos con sólidos conocimientos del lenguaje jazz, que además ponen su talento a mi disposición.

Laura Hatton

Creo que sí se puede cantar cualquier música en cualquier idioma y hay ejemplos por doquier.

Como Ella Fitzgerald cantando temas de Jobim en inglés, o el bolero “Cuando vuelva a tu lado”, con letra y música de María Grever al que le pusieron letra en inglés (Stanley Adams) y se transformó en “What a difference a day makes”.

Hay que respetar las articulaciones que redondean el estilo y no acentuar mal los versos. Se pone más delicado cuando se habla de músicas regionales, como el folklore, por ejemplo.

¿Se imaginan  una chacarera cantada en inglés?

 

Fernanda Lanza

En cuanto a cantar standards de jazz, algunas cantantes lo han hecho mediante la traducción. Desde lo que estudie hasta hoy, sonar como cantante de jazz requiere del estudio de un lenguaje que engloba el entrenamiento de varias acciones como el fraseo, colocación de la voz, arreglos /adornos, coloratura, acentuación, etc,. sobre estructuras armónicas complejas y muy particulares del estilo, que si se utilizan, con solo escuchar, nos remite a él, por tradición. Ya venimos escuchandolo y estudiándolo en ingles,. Hay una historia jazzera que se creó en una cultura que no es de habla hispana.

A veces canto “Body and Soul” en español, lo escuché por Esperanza Spalding, y me animé a probarlo. Pero no termino disfrutándolo cada vez que lo hago. Percibo falta de herramientas para adaptarlo. Me cuesta “moverlo”. Terminamos por hacerle unos arreglos latin y canto abolerado, también con gusto. Pero entrar en el tema de subgéneros, a veces no es importante, es música. Hablo de lo que a mí me pasa. Encuentro que cantar más en mi idioma, quizás sea un próximo desafío.

Barbie Martínez

Todo se puede hacer si tiene justificación artística. O si el artista la siente profundamente.  Por ejemplo la cantante uruguaya Samantha Navarro,  hace jazz en castellano y está bueno.  No es fácil. Pero quién te dice que alguna vez no pueda  surgir alguien súper interesante que haga tango en inglés y nos quedemos todos con la boca abierta de la sorpresa. ¿Por qué no?

Creo que  quizás lo difícil es cantar manteniendo la esencia del origen de esa música. El tango está ligado a lo porteño, al lenguaje porteño y  es difícil cambiarle el idioma.

Y lo mismo sucede con el jazz. Está estrechamente ligado a la cultura norteamericana y dejar de lado el inglés es como cambiarle la identidad. A pesar de esto que te digo estoy segura que algún día puede surgir alguien que haga este cambio y lo haga bien…

 

Delfina Oliver

En el jazz no hay nada que no se pueda hacer, es el lenguaje musical de la libertad y la creatividad más absoluta. Ahora, en mi opinión el idioma español no «swinguea», es decir, sus palabras no entran naturalmente dentro de la métrica del swing clásico en 4×4, con lo cual quedan cortadas o mal acentuadas.

El idioma Inglés entra sin esfuerzo en esa métrica porque la mayoría de sus palabras son monosílabos y bisílabos. Ahora bien, no todo el jazz es swing.

El jazz contemporáneo utiliza otras métricas más modernas, donde nuestras esdrújulas, graves y agudas, entran con más naturalidad. En lo personal, me gusta escuchar los standards clásicos con sus letras originales en inglés, y suelo componer letras en inglés para cantar composiciones instrumentales de los grandes referentes del jazz, como hice con Reincarnation of a Lovebird de Charles Mingus en mi último disco, «Camino». También me gusta mucho escuchar composiciones de jazz contemporáneo de autores locales con sus letras en español.

Mariana Quiroga

Si empezáramos por el principio, nos preguntaríamos ¿qué es el jazz? Y son tan disímiles las músicas englobadas en el género, que sería difícil asegurar un patrón, exceptuando quizás el de la improvisación. Pero es indiscutible que, por sus zonas de origen, el jazz se cantó tradicionalmente en inglés. Ya sabemos que cuando se estudia una canción de jazz, un standard, no alcanza con tener las notas de la partitura y la letra original para que suene jazz.

Hay una búsqueda en la interpretación, en la que es productivo conocer y estudiar a los grandes músicos del género, sean o no referentes y a sus interpretaciones porque es probable que podamos, escuchar detrás de sus notas, una motivación que impulsa al músico a interpretar y que, a su vez, nos motiva a nosotros a escuchar o a querer reproducir. Y cuando uno aprende, tiende a imitar y buscar, más o menos consciente, reproducir el sonido que escuchó.

Pero ese sonido, no es nuestro sonido, es el sonido de otro instrumento, otra voz. Y ¿qué aporte estamos haciendo como intérpretes, si nuestro sonido se limita a ser el resultado de horas de imitar el sonido de otro intérprete o del ideal de sonido basado en lo que «debería» escucharse en un género. ¿Qué es el sonido “jazzy”? Es muy superficial pensar que el intérprete de jazz tiene que sonar grave o suave. Es trabajo nuestro, como intérpretes, comprometernos a encontrar nuestro sonido, nuestra manera de decir las cosas. Que empieza por el habla y se traslada a la canción.

María Puga Lareo

El idioma en el que uno canta hace a la música, en mi opinión, casi tanto como las notas de una melodía. Las palabras son parte de la musicalidad de lo que uno está transmitiendo. Además, puede ser que haya un lugar en nuestro cerebro adonde la asociación de esa música al idioma, ya esté hecha.

 

 

 

 

Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

5 comentarios

  • Avatar
    Jorge Lopez Ruiz

    16 de noviembre, 2016 a las 13:02

    Para quienes quieren saber si se puede o no hacer letras en español para la música de Jazz, Les recomiendo que busquen la versión original de Eladia Blazquez de su tema Humo y Alcohol, (que yo grabé circa 1958). Cuando se es una gran poeta y una gran música, todo se puede hacer.

    Responder

    • Avatar
      Oscar Daniel Chilkowski

      9 de diciembre, 2016 a las 04:02

      Muy acertado Jorge. Ese «bolero», es un blues. Eladia lo encara con un swing fenomenal y un dramatismo ídem. Si existe transferencia emotiva, cualquier idioma es válido, aún para el género que amamos… Claro que hay que contar con el TALENTO de la Blázquez, compositora e intérprete celestial

      Responder

  • Avatar
    ANDRÉS LAGO

    18 de febrero, 2014 a las 21:15

    Me parece muy bueno que haya quien se encargue de difundir la actividad del jazz en la Argentina y, en especial, a dar a conocer los nuevos talentos que surgen. ¡A ver cuándo se animan a organizar un show con todas ellas!

    Responder

  • Avatar
    Nacho Alzaga Unzue

    10 de febrero, 2014 a las 19:37

    Que buena nota! y que grande y talentosas las 8 cantantes más importantes!, dejo de lado a Delfina Olivier, muy soprano para mi gusto y demasiado poco humilde…

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.