Desde la otra orillaLelo Nazário le da forma al nuevo jazz de Brasil

5 de enero, 20206375 min
El pianista y compositor paulista Lelo Nazário es el reconocido creador de un estilo que combina la música contemporánea y el jazz con motivos brasileños. Nazário, que supo actuar en Europa y Estados Unidos con Hermeto Pascoal, John Scofield, Gilberto Gil o Naná Vasconcelos, editó sobre finales de año editó Projeto MI², su sexto disco como líder. De eso habla en esta entrevista con el blog colega Clube de Jazz.

Escribe Wilson Garzón  (www.clubedejazz.com)

Lelo es sin duda uno de los músicos que más admiro dentro de la escena instrumental brasileña actual. Primero está la valiente elección de trabajar dentro de un territorio donde el jazz y la electroacústica se fusionan y dialogan para que pueda crear sus composiciones, arreglos y solos, como es el caso del Projeto MI² que acaba de lanzarse después de una década.

 Projeto MI², tu sexto álbum de autor, se lanza más de diez años después de Africasiamerica. ¿Durante este tiempo habías pensado en un nuevo proyecto de autor o simplemente lo decidiste ahora?

Bueno, fueron años muy ocupados … Perdí a mis padres, me acabo de mudar de São Paulo, instalé mi estudio (Utopía) en la casa donde yo y mi esposa (y productor) Irati construimos y decidimos dedicar más tiempo al trabajo de estudio. (composición, mezcla y masterización). Además, produje y grabé álbumes como Dúo Nazario y Group One.  Al mismo tiempo, nunca dejé de componer nuevas canciones y estaba acumulando un material muy interesante y diverso, siempre con una visión menos tradicional en la forma de componer. He hecho muchas piezas para grupos de cámara, piezas electroacústicas y jazz contemporáneo, pero todos los intentos de obtener fondos para grabar adecuadamente estos proyectos no han funcionado. Entonces, decidí publicar parte del material que fue grabado en diferentes momentos y situaciones.

El repertorio consta de nueve piezas, que van desde 1986 hasta 2019. ¿Qué concepto usaste para integrarlas en una sola obra?

El elemento común a todas las obras es el lenguaje contemporáneo. Traté de poner en el mismo CD canciones concebidas para jazz, por un lado, y puramente clásicas, por el otro. El resultado puede parecer un shock, pero al escuchar el material secuencial nos damos cuenta de que todo fluye muy bien. Ya había hecho este experimento con el Grupo Uno en el álbum The Incinerated Plastic Flower. Este es el camino musical que más disfruto.

Ex-sense y Limit Sigma, 2016, fueron compuestas según el ‘Coup 2016‘. ¿Qué representa para vos la línea electroacústica utilizada en estos dos trabajos junto con la fragmentación en partes y los cambios de tempo?

Las canciones fueron concebidas y grabadas a lo largo de ese proceso de impugnación grotesca, así que traté de representar, con los sonidos fragmentados y superpuestos, esa locura y el entorno sin sentido que estábamos viendo. La indignación también aparece en algunos sonidos con seguridad. El resultado es una banda sonora de ese período, que está trayendo al país consecuencias muy graves que estamos presenciando ahora.

 Esquisses y Cecil Tailored son piezas en las que usas el piano. Antes de repaginarlos para integrar el álbum, ¿habían sido interpretados o grabados previamente?

Esquisses fue escrito en 1986 para un cuarteto de flautas, en el que cada flautista toca a toda la familia de flautas, desde flautín hasta bajo. La pieza cayó en manos del flautista Andrea Ernest Días, quien produjo una sesión de grabación en 2004 tocando brillantemente una de las posibles versiones de la canción. Cuando decidí incluir el trabajo en el CD, sentí que podía agregar un piano para acompañar las flautas, acercando la composición al resto del material, ya que uno de los elementos unificadores del sonido del CD es el teclado, ya sea acústico o electrónico. Ya Cecil Tailored, un tributo al pianista estadounidense Cecil Taylor, fue grabado originalmente con un solo piano. Luego agregué otro piano a ciertos pasajes e invité al pianista Felix Wagner a crear una parte de piano eléctrico y sintetizador además de todo. Le envié las fiestas a él en Berlín, y tan pronto como llegó a Brasil, nos encontramos en mi estudio para terminar la canción.

El árbol contempla la montaña, a pesar del título Zen, ¿es más como un Zen revisitado? ¿Hay realmente una foto o foto?

Cuando grabé originalmente la canción en mi CD Simples, la versión era más «zen». La imagen que me vino a la mente al escuchar la canción completa era la de una gran montaña y, a los pies, un árbol con una corona redondeada sin presencia humana. Solo ellos dos allí, contemplándose durante siglos. Cada vez que escucho la música, esta imagen vuelve, así que creo que es el nombre correcto de la canción. En esta nueva versión, pongo otros elementos, un piano eléctrico más agresivo, pero aún veo la imagen cuando lo escucho.

 Por la complejidad del sonido ¿Electramorphica representa una tendencia en tu proceso de creación?

Yo creo que sí. El lenguaje del llamado jazz brasileño es muy rico, por supuesto, pero me gusta viajar de otras maneras. He estado produciendo mucho material con los nuevos sintetizadores virtuales, donde todos los parámetros se pueden automatizar, sin mencionar los nuevos efectos, filtros, compresores, etc. En «Electramorphica» utilicé tecnologías con retraso de tiempo, es decir, usé sonidos hechos con sintetizadores analógicos, otros sonidos con tecnología de los años 80 y 90 (creados con el software MAX MSP) y sonidos de hoy con nuevos sintetizadores virtuales. La mezcla fue muy interesante, puedes ver las capas de diferentes décadas coexistiendo en la misma composición.

Imposible más independiente sigue una tendencia contemporánea de músicos que producen su trabajo en sus estudios ¿Planeas continuar tu producción a través de este proceso o hacer que su trabajo actual y futuro esté disponible digitalmente?

Bueno, este disco es una excepción. Lo hice así porque el consumidor de este tipo de música es más pequeño pero muy exigente. Una impresión personalizada, hecha a mano por el propio compositor, que lleva mi firma en cada copia para garantizar la autenticidad, resulta bastante atractiva. El futuro es cada vez más digital. Es probable que coloque este material en una plataforma digital, pero también perdería parte de la calidad del sonido, que es un factor importante para quienes consumen este tipo de música.

Wilson Garzón

Dirige la revista online Clube de Jazz y es uno de los críticos más reconocidos del Brasil. www.clubedejazz.com

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.