Desde la otra orillaMaiara Moraes: nuevos aires para el jazz brasileño

6 de marzo, 20205225 min
Cuando se habla de jóvenes talentos en la escena de la flauta brasileña, uno de los primeros nombres que aparece es el de Maiara Moraes. Con una sólida formación académica, que completó en Buenos Aires, Maiara ya presenta, en pocos años, una rica discografía, que evoluciona con cada nuevo proyecto. Este año, lanzó Cabeça de Vento, un trabajo consistente tanto en la parte compositiva, en la libertad de improvisación como en las direcciones que nos lleva su música.

Entrevista: Wilson Garzón.                                                                                                          www.clubedejazz.com

Contanos sobre tu elección para la flauta y cómo se llevó a cabo tu formación musical y académica desde Santa Catarina hasta Tatui y Campinas.

No nací en una familia de músicos, pero mis padres siempre escuchaban mucha música y mi padre tocaba la guitarra en un grupo de coro. Esto de alguna manera me acercó a la música brasileña. Cuando era pequeña comencé a estudiar un pequeño piano, pero a los 12 decidí tocar la flauta, porque tenía una gran amiga que ya tocaba y su madre era maestra, Silvia Beraldo, gran flautista y saxofonista, una de las personas a las que le dediqué mi primer álbum, Nosotros. Mi viaje a Tatuí tuvo lugar cuando ya estaba estudiando para obtener un título en música. Cerré el curso durante dos años, porque quería dedicarme más al instrumento y al estudio de la improvisación. Fue una experiencia muy rica, ya que tuve la suerte de estudiar improvisación y ritmos brasileños con el pianista André Marques, además de tener clases con grandes músicos y maestros, como Fabio Leal, Edson Beltrami, Paulo Braga, Paulo Flores.

¿Y en cuanto a la vida académica?

Fue un poco más agitado. Después de terminar la universidad, en 2009, no quería continuar con los estudios académicos, pero en 2012, cuando ya vivía en São Paulo y estudié con Eduardo Neves en EMESP, encontré un tema que estaba muy interesado en estudiar académicamente, que era la investigación sobre o Copa. Luego obtuve una maestría en el área de prácticas interpretativas en UNICAMP con el pianista Rafael dos Santos, donde miré las grabaciones que dejó, haciendo transcripciones y análisis de su forma de tocar. A pesar de ser un multiinstrumentista, mi atención se centró en sus grabaciones de la flauta, con el marco temporal de los años sesenta y setenta.

¿Cómo fue tu experiencia en Buenos Aires?

En los últimos años de la universidad, aún viviendo en Florianópolis, comencé a involucrarme mucho con la música argentina y latinoamericana. Entonces, cuando terminé el curso, decidí pasar un tiempo en Buenos Aires, estudiando música, pero de una manera no institucional. Estudié con varios maestros allí, como Paulina Fain, Juampi Di Leone, entre otros. También desarrollé algunos trabajos, como el dúo con Leandro Cacioni, con quien toqué durante dos años, y el trío Purahei, un grupo formado por un pianista argentino, un cantante paraguayo y yo en la flauta. Con este trío grabamos dos álbumes y tocamos mucho en Brasil, Argentina y tuvimos una temporada en Europa.

¿Fue allí donde conociste a Guillermo Klein?

Me puse en contacto con la música de Guillermo un poco más tarde, porque en ese momento él estaba más inmerso en la música tradicional (tango y folklore). Hace unos años, ya en São Paulo, comencé a conocer el trabajo de Guillermo más profundamente y me inspiró mucho cuando estaba en el proceso de comenzar a componer. La canción que grabamos de él es una que siempre me gustó mucho y fue muy generoso al permitirnos grabar en el disco. Pero no lo conozco personalmente, ya que ha vivido en Nueva York durante mucho tiempo.

Ya viviendo en la capital, registras en 2018 su primer trabajo en formato cuarteto, Nosotros. ¿Cómo fue ese proceso?

Creé el cuarteto con Salomão Soares, Marcos Paiva y Pedro Henning justo después de terminar la maestría en Copinha, por lo que la idea era construir este repertorio con sus composiciones. Pero tan pronto como comenzamos a tocar, el grupo fluyó con tanta naturalidad que quise tocar otras canciones y pronto se realizó la grabación del álbum, unos 6 meses después. Aunque se amplió el repertorio, el deseo de rendir homenaje a flautistas importantes para la flauta brasileña y, particularmente, muy importante en mi formación. Por esta razón, era natural que el repertorio, a pesar de abarcar varios géneros musicales, tuviera una línea conductora basada en el choro, ya que no se puede hablar de flauta brasileña sin hablar de este género.

Este año presentaste tu segundo trabajo, Cabeça de Vento. ¿Conceptualmente qué diferencia un proyecto de otro

Lo que diferenciaba al segundo álbum era el deseo de hacer un proyecto de autor. En los conciertos del cuarteto ya incluía algunas de mis canciones, así que cuando surgió la oportunidad de grabar en el sello Blaxtream, algunas de las canciones ya estaban listas. Y elegí a Gaia Wilmer como productora, con quien había trabajado en varias otras oportunidades. Ella siguió el proceso de organización, ensayo y grabación, además de grabar el saxo alto en dos de las pistas del disco.

En el disco hay cinco composiciones tuyas y otras dos que son una de Klein y otra de Wilmer. ¿Por qué las elegiste?

Cuando llamé a Gaia para producir el álbum, le pedí que eligiera una composición para que grabemos. Avenida do Café estaba prácticamente lista, pero nunca grabó, por lo que la arregló para que grabemos con el quinteto y su participación en el saxo alto. El nombre fue un homenaje a Ribeirão Preto, donde grabamos el álbum bajo el sello Blaxtream. En cuanto a Con Brasil Adentro y Fuga X son dos canciones de Guillermo Klein (que las toca él mismo en secuencia) que me gustaron mucho desde la primera vez que las escuché. Le pedí su autorización para grabar y Gaia hizo una adaptación de su arreglo original para nuestra formación, incluyendo también el saxo alto que grabó.

Wilson Garzon

Dirige la revista online Clube de Jazz y es uno de los críticos más reconocidos del Brasil. www.clubedejazz.com

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.