EntrevistasLanzamientosMariano Loiacono le da nueva vida al Hard bop

26 de septiembre, 201314497 min
El camino se inició hace dos años, cuando Mariano Loiacono grabó “What’s new?” para Rivorecords, en el que   mostró su talento para revivir viejas joyas del jazz. Ahora, en “Hout House”, el esperado segundo disco como lider para el sello de Justo Lo Prete, entrega un trabajo superador, mostrando una especial sensibilidad como arreglador. La presentación oficial:  el 13 de octubre, en Thelonious. 

Basta cerrar los ojos para sentirse transportado. La música comienza con un enérgico “Hot House” para dar ambiente. Calma las aguas con “Chelsea Bridge” de Billy Strayhorn y arremete con un vertiginoso  “Cherokee” que deja muda a la audiencia. El lugar y los músicos podrían quedar a gusto de quien los evoque. Por qué no pensar en una noche en el Birland con Clifford Brown, Lou Donalson y Art Blackey detrás de los tambores.

Pero lo cierto es que el tiempo y la distancia son más cercanos. Y que el repertorio que remite a lo mejor de la historia jazzera ha vuelto renovado, en el porteño Café Vinilo de la mano de Mariano Loiacono y la nueva generación del jazz argentino. El trompetista, al frente de su noneto, entrega con pasión y talento un disco que ya tiene asegurado su lugar entre lo mejor del año.

En este disco te diste tus gustos. Tadd Dameron, Monk, Strayhorn,  Benny Golson. ¿Los elegiste vos?

Si. Eran temas en los que venía trabajando en los arreglos desde hace muchos meses. En principio había más temas que luego fueron quedando en el camino. Después con Justo Lo Prete hicimos la selección final y quedaron estos ocho, entre ellos uno  mio.

¿Qué sentís que le aportás a estos temas tan conocidos, con tantas versiones y grabaciones?

En este disco me parece que los arreglos son totalmente originales. Ninguno tiene semejanza a algún otro que se haya hecho antes. La manera de escribirlos es bastante particular. Es como una mezcla de cosas. Por un momento es del tipo Thad Jones o Jim McNeely y por otros momentos suena más Ellington. Creo que le doy una mirada nueva, que tienen aspectos que no tenían otros, sobre todo en los arreglos.

¿Desde un primer momento arreglaste estos temas pensando en un noneto?

No, Primero hablamos de un septeto. Después Justo  pensó en incluir un barítono y llamamos a Ramiro Flores. Como entonces los caños iban a ser cuatro pedí sumar otra trompeta para que no quede tan desbalanceado y convocamos a Richard Nant.

¿Cuando estás haciendo un arreglo, escuchas las versiones que hicieron otros arregladores?

No. Trato de no escucharlas. Es peligroso eso, porque se te pegan cosas de la otra versión que te gustan y después no te la podes sacar. Arreglar  un tema  tan  conocido, tan trabajado, es un laburo muy groso. Fueron ocho meses de mucho trabajo, mucha dedicación para este disco. Y mientras tanto además seguí tocando, seguí estudiando, tome clases afuera. Por eso también llevó tanto tiempo. Pero de verdad estoy muy contento con el trabajo, porqué como te decía, creo que son arreglos originales.

Es muy buena la versión que hacen de “Cherokee”

Si, esta buena. Es una versión post Clifford Brown. Muy rápida. Allí lo que fue bravo es la línea que tocan todos los caños en la intro. Fue un pasaje muy difícil de hacer. Pero estoy muy contento porque quedó bueno.

¿Donde te sentís más cómodo como arreglador y trompetista, en combos chicos o en grupos como este noneto?

Me gustan las dos. Son distintos. En el combo chico tienen más relevancia los solos. Son más largos. En un noneto son medidos, más cortos. Claro que podría  hacer un noneto en el que soleara sólo yo. Pero no es la idea. Los que llamé son todos músicos que me gustan, así que no tiene sentido que me luzca yo solo.

Además de tus proyectos estás en otros muy distintos. Bopero en tus grupos, más tanguero con Adrian Iaies, enraizado en lo africano con Pepi Taveira y volcado a lo folclórico con Horacio Fumero. ¿Todo te gusta por igual?

A mi lo que más me gusta es tocar jazz. Y dentro del jazz, el hard bop. Es lo que más me representa. Pero igual disfruto de otras expresiones. Como cuando toco con Adrián –a pesar de que en los temas más tangueros yo no estoy-, o en el grupo de Pepi. Con Horacio grabamos su último disco junto a Diego Schissi. Quedó muy lindo.

No hacés  muchos temas de trompetistas.

Si es cierto. Algún Thad Jones toqué en el disco que hice con Paula Shocron. En este hay uno de Nat Adderley. Pero si es verdad lo que decís. Aunque también es cierto que no hay muchos temas de trompetistas. Algo de Dizzy Gillespie, algo de Thad Jones, no mucho más.

Tenés un aprecio especial por Thad Jones… 

Thad Jones es un músico muy importante en la historia del jazz. No sólo como compositor sino también como instrumentista. El tocó la trompeta de un modo distinto a como se venía tocando. Es el primero que salió de la línea Clifford Brown. Luego Woody Shaw continuó esa línea, pero Thad fue el iniciador.

¿Te gusta todo Clifford Brown?

Si,  totalmente. Para mi es uno de los cinco mejores trompetistas de la historia. No se puede hablar de épocas, porque tuvo una carrera breve, murió a los 26 años. Pero si, me gusta todo. Lo que hizo con Art Blackey, con Max Roach, el disco con Sara Vaughan….la rítmica, la justeza del feel, un monstruo….

¿La línea Miles Davis también te  gusta?

El Miles del quinteto con Wayne Shorter es lo más. No sigo tanto el Miles eléctrico, . También me gustó siempre  Chet Baker. Hubo una época en que era casi lo único que escuchaba.

¿Y los actuales…Enrico Rava, Paolo Fresu, Thomas Stanko, Alex Sipiagin?, por nombrar algunos…

Si. Me gustan todos esos. No estoy muy al tanto de lo que se hace ahora en Europa, pero los que nombras son grandes músicos. Conozco muy bien a Sipiagin, porque estudié con él. Es ruso y vive en Nueva York. Es un músico tremendo. Tiene toda la data del hard bop, pero muy moderno. También me gusta mucho Ingrid Jensen, solista de la orquesta de Maria Schneider….es muy buena, te la recomiendo.

¿Qué buscás cuando estudíás con gente como Alex Sipiagin o Jeremy Pelt?

Busco detalles muy puntuales.  Busco a tal músico por tal cuestión. Cuando fui con Jeremy Pelt estaba buscando un detalle de la articulación que él tiene cuando toca hard bop. Es muy parecido a Freddie Hubbard tocando. Y bueno, yo fui por ese detalle puntual.

¿Hay cosas nuevas para decir en el hard bop o es un estilo que ya está agotado?

No, no es un estilo agotado, para nada. Para mi los estilos no se agotan nunca. Puede venir un tipo que haga el estilo Nueva Orleans y si lo hace bien, está genial…

Pero es difícil hacer algo distinto en el hot jazz…

Si, pero si está bien tocado vale. Además, el discurso de un músico de jazz es tan propio que siempre vas a encontrar algo nuevo. Hace un tiempo vi un video de Jazz in Marciac, de Wynton Marsalis tocando con un sexteto. Hacían música de New Orleans y era impresionante. Como tocan…es mortal. Es otro abordaje, son músicos que a lo mejor hacen otros estilos, pero cuando vuelven a lo tradicional le ponen su personalidad. Por eso te digo, siempre hay algo nuevo para decir.

 
HOT HOUSE (T. Dameron) 
I MEAN YOU (Th. Monk) 
CHELSEA BRIDGE (B. Strayhorn)
CHEROKEE (R. Noble) 
FRIDAY BLUES (M. Loiacono)
WILLOW WEEP FOR ME (A. Ronell)
JESSICA´S BIRTHDAY (Q. Jones) 
I REMEMBER CLIFFORD (B. Golson) 
 
Mariano Loiacono Trompeta y flugelhorn
Richard Nant  Primera trompeta y flugelhorn
Gustavo Musso Saxo alto
Sebastián Loiacono Saxo tenor
Ramiro Flores Saxo baritono
Franco Espíndola Trombón
Alan Zimmerman Piano
Jerónimo Carmona Contrabajo
Fermín Merlo Batería
Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

Un comentario

  • Avatar
    Jorge

    15 de marzo, 2014 a las 03:17

    Lo fui a ver a Mariano y realmente es muy bueno. Que suerte que en Argentina haya musicos asi porque elevan el nivel del jazz en la Argentina.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.