LanzamientosNuevos discos, nuevos valores

30 de mayo, 201564610 min
Sobre los últimos meses varios discos debut hicieron su aparición en la escena local. De estilos variados,  todos ellos tienen en común el empuje y el entusiasmo de las nuevas generaciones. Desde lo más clásico hasta la mezcla con el rock, pasando por el jazz cantado o la búsqueda de una voz que represente el aquí y el ahora; los nuevos lanzamientos confirman la buena salud del joven jazz argento. Estos son algunos de ellos…

 

 Cuarteto +1. Ramiro Franceschin

El primer disco del Ramiro Franceschin es una de las gratas sorpresas que alberga el catálogo Kuai. Aquí, a través de un puñado de temas propios, el guitarrista de 26 años se muestra como un instrumentista fino y un creativo autor de canciones.  La primera mitad del disco entrega a Franceschini más volcado a un lenguaje con influencias del hard bop, con ritmos marcados, con su guitarra y el  saxo de Emanuel Famin interactuando al frente. “Ensalada de achuras”,“La Comarca” con Enrique Norris en corneta, o el hipnótico “La mecánica naranja”, con su particular riff; completan el primer tramo del trabajo y anticipan lo bueno por venir. La segunda mitad del disco es la calma después de la tormenta.  La primera pauta de que el clima ha cambiado, se da a través de la querible melodía de “La montaña”, el cuarto corte del disco y uno de los más logrados, con Famin y su expresividad en los tiempos lentos y un creativo solo de Franceschin en guitarra, y el melancólico “Tandil”, nuevamente con Norris en corneta. Completan la formación Leandro Zappino en contrabajo y el siempre eficiente Damián Allegretti, detrás de los tambores.

 

Animus. Valeria Falcón

Desde años Valeria Falcón transita escenarios y estudios de grabación como sesionista o vocalista de distintos grupos. En estos años también, su experiencia como cantante en cruceros internacionales le ha valido la posibilidad de afrontar un repertorio variado, que no excluye el jazz y la bossa nova. En “Animus”, su primer registro como solista, Valeria capitaliza a su favor la experiencia acumulada y afronta con calidez,  una serie de standards de distintas épocas, desde el venerado “My favorite things”,hasta  una atractiva versión jazzera de “Shape of my heart” de Sting,  “Hiedra al sol” del flaco Spinetta o el “Throw it Away” de la entrañable Abbey Lincoln . Valeria muestra también su ductilidad al abordar el repertorio brasileño, con buenas versiones de “Sina” de Djavan,  “Samba triste”, la primera mitad a capella y la restante sólo acompañada de la percusión de Santiago Hernández, para finalizar con el himno Vinicius y Jobim: “Eu sei que vou te Amar” , acompañada por el piano de Marina Ruiz Matta.  Buen disco debut, con aportes de valía como los de Pablo Elorza en bajo y contrabajo, Horacio Acosta en piano y Gustavo Barragán en dos temas en guitarra eléctrica.

 

Buen Viaje. Leandro Cantore

Grabado en los primeros días de julio pasado y editado sobre final de año por Pai Récords, “Buen Viaje” es el primer disco del pianista Leandro Cantore.  Con siete temas propios, Cantore logra un trabajo más que meritorio, con logradas composiciones y muy buenos desempeños dentro de un grupo afiatado, que además integran Hernán Cassibba, con especial lucimiento en el tema que le da título al disco, e Ivan Maler, en la batería. Bastan un par de escuchas para comprobar que Cantore asume como propia una estética que privilegia la economía de recursos, las texturas, los climas y silencios; para construir la sutileza de un mensaje donde el sentimiento queda a flor de piel. Temas como “Ella”, primer corte del disco, la profunda y  melancólica “Cantando” o la sentida  “Cancion para vos”, un trío de composiciones donde el espíritu de Bill Evans anda dando vueltas: forman parte sin duda de los mejores pasajes de un disco de pareja calidad. En otra variante de su estilo, “Cohglan”, con especial destaque de Cassiba y Maler  y el enérgico “Linea punteada” muestra a un trio lanzado a un frenesí interactivo, que alcanza su punto alto con “Explosión” y sus casi siete minutos de climas cambiantes.  Buen disco de Leandro Cantore. Un trabajo que es al mismo tiempo realidad y promesa de futuros logros.

 

Scenes. Martín Oviedo

Es irremediable y forma parte de la historia. Todo movimiento lleva en su adn el germen de la decadencia.  Toda forma de arte tiende a su destrucción, dicen los críticos. El denominado jazz-rock, que tuvo su auge sobre finales de los 60 hasta bien entrados los 70, tiene hoy más historia que presente. Claro que esto, no es impedimento para que surjan nuevos valores que transiten estos caminos desolados, con su cuota de riesgo y novedad. Es el caso de Martín Oviedo, nacido en 1982, y que con su primer disco bajo el brazo, el notable “Scenes”, propone una mirada renovada sobre el género.  Con siete composiciones originales, entre las que destaca  “Back the city”, que no hubiera desentonado en alguno de los mejores discos de Jeff Beck,  el lírico “Lo que no fue” y la frescura arrolladora de “No turning back”, Martín Oviedo logra entregar un trabajo valioso y personal.  A su lado, los experimentados Carlos Michelini en los saxos, Alvaro Torres en teclados,  Andrés Péllican en bajo eléctrico  y Tomas Babjaczuk  en batería, aportan solidez y buen gusto. “Scenes”, el prometedor debut discográfico de Martín Oviedo, entrega nuevos aires al jazz rock y en buena hora que así sea.

 

Evidentemente la nube. Bruno Delucchi

El piano de Bruno Delucchi desgrana unas pocas notas y la voz de Jacobo Maguid, el anarquista y escritor argentino fallecido en 1997, va ocupando el centro de la escena. Son los primeros minutos de “Evidentemente la nube”, el primer trabajo del pianista nacido hace 35 años en Costa Rica. El tema se completa con la banda a pleno, en un inicio que encierra toda una promesa por cumplir.  Son nueve los temas que integran este primer disco de Deluchi editado por Kuai. Un recorrido singular por géneros y colores diversos,desde el folclórico “Montaña”, hasta el enfático “Mas aire”, con destaques de Delucchi en piano y Cristian Terán en saxos, o el logrado “Preludio para adolescentes”, con un creativo Sergio Wagner y el respaldo de una banda que suma.  “Acceso Oeste”, otro de los puntos altos de un disco de pareja calidad, marca el regreso de cierto aire folclórico, con el sólido aporte de  Diego Goldszein en contrabajo y Tomás Babjacsuk en batería, anticipando el último corte. Con “Ausencia”,  cierta melancolía se adueña del espacio, mientras el piano de Delucchi se arrima cansino hacia el final, para cerrar la propuesta que minutos atrás había iniciado. Una extraña sensación de vacío queda flotando en el aire. Pero es sólo un momento. Hasta que el disco vuelva a girar.

 

Mandala. Luciana Morelli

Con ocho temas, cinco de ellos propios, Luciana Morelli disfruta por estos días el lanzamiento de Mandala, su primera producción discográfica. Ganadora junto a su grupo del certamen de Bares Notables 2015, Luciana inicia su disco con dos standards que alcanzaron grandes alturas en la voz del recordado Nat King Cole y que luego tuvieron un sinnúmero de versiones. El primero de ellos el “Nature Boy” de Eden Ahbez, símbolo inequívoco de la época dorada de la canción americana y luego “The very thought of you” de Ray Noble. Hay aquí dos abordajes diferenciados que gustarán a unos y extrañarán a otros. Luciana prefirió impartirle un ritmo nervioso a la canción de Ahbez, con un scat ligero y por momentos desgarrado, mientras se refugió en los tiempos lentos para dar vida con acierto al tema de Noble, que recientemente hicieron a dúo Paul McCartney y Tony Bennett.   “Confusión”, “Mandala” y “Yo vi eso y era un sol”, todos temas de Morelli responden a una misma concepción, con la proliferación del scat en los primeros coros, la banda a pleno sobre el pasaje central y regreso de la cantante sobre el final del tema, un recurso que por reiterado quita sorpresa. El instrumental “Canción para Diego”, clausura el primer disco de Luciana Morelli, una joven cantante bien dotada en busca de su maduración.

 

New Concepts of Pop Music. Ignacio M. Cacace.

Este primer disco del guitarrista Ignacio Cacace fue grabado hace ya más de un año, en enero de 2014, en Nueva York y lanzado por el sello independiente BCN Jazz Collective. Más allá de sus valores, que los tiene, New Concepts of Pop Music tiene algunas particularidades que merecen destacarse. Todos los temas son de Cacace. Todos ellos son primeras tomas. Y además los músicos que los llevan al disco, son originarios de distintos países. Rarezas aparte, lo cierto es que este primer trabajo del guitarrista nacido en 1982 en La Plata, se destaca por su frescura y  espontaneidad, abarcando con singular abordaje el jazz a través de miradas que no desestiman la inspiración del tango, el pop o la música académica. Con Gianni Gagliardi en saxo tenor, Lars Ekman en contrabajo y Jesse Simpson en batería, Cacace desgrana aquí siete temas propios que lo muestran como un guitarrista de personalidad y un autor inquieto.  El disco comienza con “Andersen” y sus diez minutos de colores calmos, para dar paso luego al frenético “Archeological Research”, con lucimiento grupal y solos de buena factura. “Lenka” y su entrañable melodía, el lirismo de “Recuerdos de Chechenia (to my father), con un sentido solo de Cacace, y el último corte, el bopero  “High Smoke Point”, son otros puntos altos de un disco logrado y disfrutable, de esos que devuelven con placer el gesto de una escucha atenta.

Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.