EntrevistasPatricio Carpossi y la celebración del jazz

8 de marzo, 20132385 min
Patricio Carpossi no precisa de adornos para expresarse, ya sea con su guitarra en medio de un escenario o en el devenir de una charla. Transitando los meses posteriores a la presentación de “Minimal”, su tercer disco solista, el músico renueva su compromiso artístico y lo expresa en pocas palabras: “Para mi tocar música es una celebración” dice.
 Entrevista: Fernando Ríos
Fotografías: González-Casabene 

 

Todas las críticas de “Minimal” señalan tu crecimiento como instrumentista y compositor. Coincidís con la valoración?.  

Si claro. Yo creo que estoy tocando mejor. Cuando hice mi primer disco “Vidrieras” era muy joven, tenía 26 años y mucha menos experiencia que ahora. Soy muy crítico de aquel primer disco. El segundo, “La corvina alegre”, me gusta más. Es un disco muy jazzero, está bien tocado. Pero ya no lo veo como un camino a seguir, como si veo “Minimal”.

Y cuáles serían los lineamientos centrales de ese “camino a seguir”?

Mirá, yo trato de generar siempre la cuestión grupal. Por más que el disco sea mio, yo no concibo eso de que uno solo se toque todo. Eso ya no me interesa. Además ahora, como nos pasa a todos los músicos, cada vez intento decir más con menos. Este disco es un poco eso. Llegar con pocas notas. Ser simple y llegar. Ese para mi es el camino.

En “Minimal” juntaste un grupo muy interesante de músicos. Con muchos de ellos compartiste otros discos y muchos escenarios.

Si claro. Son básicamente mis amigos, aunque claro que nos elegí sólo por eso, sino porque son unos músicos impresionantes. Para mi Ramiro Flores, Robin Verheyen, Mauricio Dawid y Sergio Verdinelli, son unos genios. Son gente muy elevada a nivel musical. Gente muy abierta, con muchas inquietudes. Tocar con ellos es una celebración. Cuando nos juntamos en un show o en una grabación yo siento una sensación de hermandad musical, un sentimiento que no es fácil explicar.

No tengo referencias de Robin Verheyen. Es un músico que está tocando acá?

No, Robin vive en Nueva York. Fuimos compañeros de estudio cuando yo estaba allá. Me reencontré con él después de un tiempo y se vino a tocar una noche con nosotros en Thelonious. Como la música que surgió estuvo buenísima, le pedí  que grabara un tema.  Al final tocó en todo el disco. Es un músico enorme y le está yendo muy bien en los Estados Unidos.

De las ocho composiciones que tiene el disco, siete son tuyas. Cómo te sentís como compositor?

Yo compongo temas simples. En este disco busque mucho la melodía. Deje momentos para la improvisación, en los que los demás músicos pueden aportar, pero busqué por el lado melódico. Como te decía, es una búsqueda grupal, no me interesa cortarme al frente con la guitarra. Creo que el espíritu es ese. Algunos dicen que es un disco nostálgico….

O melancólico… 

También. Lo que pasa que hice “Minimal” en el momento más intenso de mi vida. Coincidió con el nacimiento de mi hija y con la enfermedad de mi hermana, que luego se recuperó. Fue un momento muy especial. Un hijo te mueve todo. Por eso, para mí es un disco hecho con mucho amor.

Componés desde la guitarra o usás otro instrumento?

Si compongo desde la guitarra porque es el instrumento que domino. Igual estoy pensando buscar desde otro lado. Voy a comenzar a estudiar composición, para poder llegar desde otro lado. También quisiera en algún momento hacer un disco con guitarra y cuerdas. Es un proyecto que alguna vez quiero concretar.

Además de tu carrera solista, te integraste al grupo de Luis Nacht. Allí está tu amigo Juan Pablo Arredondo. Cómo funciona eso con dos guitarras  protagonistas?

Si, con el “Colo” Arredondo somos amigos de toda la vida y toco con él desde hace mucho tiempo.  La música de Luis la conozco muy bien. Muchas veces suplanté al Colo así que la conozco. La idea de Luis es que funcionemos como una sola guitarra. Aunque seamos dos. Esa es la idea. Y yo en lo personal tengo que buscar mi lugar, que es lo que hago cada vez que me integro a un grupo.

Vos has estudiado durante muchos años, incluso en Amsterdam y Nueva York. Ahora tenés alumnos. En  que se modificó el aprendizaje de un músico con la facilidad que brinda Internet?

Los cambios son enormes. El acceso inmediato que tienen los chicos a todo tipo de música y a cualquier intérprete es una gran ventaja. Pero cuidado, porque también te puede jugar en contra. Muchos chicos están pendientes del último guitarrista que descubrieron y buscan sonar igual. Yo les digo a mis alumnos que eso está bien, pero que también hay que abrirse y escuchar otra gente y otras músicas. Tipos como (John) Scofield o (Kurt) Rosenwinkel son influencias muy grossas pero también  “peligrosas”. Hay que aprender de ellos, pero saber despegar a tiempo.

Y cómo manejas las ilusiones de tus alumnos? Porque la vida de un músico de jazz no es precisamente fácil…

Yo no lo pondría en términos de fácil o difícil. Creo que los músicos somos unos privilegiados porque hacemos lo que tenemos ganas de hacer. Eso es central. No me va eso del artista que sufre o se sacrifica. Yo hago la música que quiero. La música que me gusta. Eso es un privilegio y entonces hay que disfrutarlo. Yo lo disfruto.

 

  Patricio Carpossi en el grupo de Luis Nacht. México, 2012

 

 

Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

2 comentarios

  • Avatar
    juan

    10 de mayo, 2013 a las 21:05

    un genio de la musica y la vida, aguante pato!

    Responder

  • Avatar
    Fran

    9 de marzo, 2013 a las 04:25

    Minimal es una obra de Arte.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.