CríticasTres chicas y un piano

7 de mayo, 2020213756 min
Los nombres de Paula Shocron y Tatiana Castro Mejía son inevitables para quien busque reseñar las mejores pianistas de jazz de la escena local en los últimos años. Pero es cierto también que a partir del camino trazado por ellas emerge una nueva generación que con distintos estilos o propuestas, mantiene vigente la particular mirada femenina sobre el teclado. Rocío Giménez López, Pía Hernández y Mayra Dómine, con sus nuevos discos, suman talento a esta tendencia.

Rocío Giménez López. Deseos Múltiples.  

La pianista Rocío Giménez López es una de las revelaciones del jazz en Rosario y así lo demuestra en su primer disco Deseos múltiples, editado por el sello que comanda Horacio Vargas sobre finales del 2018.

Al frente de un trío, que completan Emilio Madeo en contrabajo y Francisco Martí en batería, la pianista se evidencia como una intérprete apasionada, con un amplio abanico expresivo que  bien va desde el vigoroso Sudestada, primer corte del disco, a la intimista Canción nocturnal y su melodía calma y plena de sutilezas.

Entre una y otra, Giménez López también despliega talento en el minimalista Desdémona, con el interesante aporte de Milton Méndez en trombón;  aporta jazz del bueno en  Mingo, el Rey, con un creativo comienzo de Madeo en contrabajo y en la convincente El bufón, con el grupo a pleno.

El disco, auspicioso debut de la pianista rosarina, finaliza  con La lluvia se esconde detrás, donde Rocío regresa a esos tiempos lentos que le son tan propicios, para dibujar una de esas melodías que se auguran entrañables y atraviesan el aire como una despedida.    

Rocío Giménez López se graduó en la Escuela Provincial de Música de Rosario, se formó en piano clásico con Elisa Botteri y Alexander Panizza y se perfecciono en jazz con Leonel Lúquez y Ernesto Jodos, y en composición con Carlos Casazza. Ha tomado clases particulares con Craig Taborn y Leo Genovese y en 2017 recibió una beca de formación del programa Espacio Santafesino para estudiar con Marilyn Crispell en Woodstock.

Rocío Giménez López. Deseos Múltiples. Blue Art 2018. Rocío Giménez López (piano y composic), Emilio Madeo (contrabajo), Francisco Martí (batería), Milton Méndez. (tormbón).

Mayra Dómine. Inmersa

Quienes siguen de cerca la actividad de Mayra Dómine, ya sea en su temprana colaboración con los proyectos del percusionista Agustín Strizzi, en el trío  Vimana Ram o en el más reciente Acuña-Mange Cuarteto;  seguramente se encontraran entre los menos sorprendidos con la aparición de Inmersa, el primer disco solista de esta pianista nacida en el sur bonaerense.

Pero quienes recién ahora toman registro de su actividad, serán seguramente los más sorprendidos por el talento y la fuerza creativa de Dómine, quien aquí, en su disco debut, se evidencia como una instrumentista de extrema sensibilidad y una compositora a tener muy en cuenta.

Las críticas que generó Inmersa, en su totalidad positivas, señalan que su música planea una fusión contemporánea entre las influencias de jazz, la música clásica, el rock y la  worldmusic; lo que no deja de ser cierto, aunque quizás oscurezca uno de sus principales valores: la enorme capacidad para transmitir y generar emociones, que no de otra cosa trata la buena música.

Desde un inicio mismo, las palmas ponen en clima a Luna de cazador, el primer corte de Inmersa, mientras el piano transita su camino hacia el protagonismo total. El segundo: Enigma, muestra a Dómine en su faceta más lírica. Su entrega a flor de piel, sintiendo y haciendo sentir, con un arte que no decae en las siguientes: El sentir olvidado y la enigmática Agua turbia.

El breve Laberinto, deja paso entonces al último tramo del disco, donde Dómine vuelve al formato canción que tan bien transita. Y lo hace a pura expresividad, con La señal primero y  Espejismo después. “Yo quiero que lo que toco le haga bien a la persona que escucha. Que la lleve a un lugar agradable” dice Mayra Dómine. Y hacia allí nos transporta. Con los ojos cerrados y el ánimo bien dispuesto.

Mayra Dómine. Inmersa. Indep 2019. Mayra Dómine (piano). Invit. Marcelo Lanouguere (saxo barítono), laudio Gandolfo (bandoneón).

Pía Hernández Trío. Lillith.    

Nacida en Ushuaia, pero residiendo en Buenos Aires desde el 2008, Pía Hernández es sin duda una de las más creativas pianistas de la última generación del jazz en el país. Su primer disco, Lillith, editado a comienzos de año por Irazú Records, no hace más que reafirmar cualquier comentario elogioso sobre el talento musical de esta pianista de apenas 30 años.

El disco abre con Ella durmiente, una de las composiciones de la pianista, en la que ofrece una primera aproximación a sus intenciones y desvelos compositivos.  El segundo corte, una improvisación colectiva, es una demostración clara de lo mucho que puede decirse con poco. Un piano hilvanando espaciados acordes y el contrabajo trazando líneas con el arco, bosquejan un clima inquietante que alcanza su resolución sobre el final, rozando las fronteras del free.

La torre, el tercer tema de Lillith, anticipa lo bueno por venir con la sola invocación del músico invitado. La guitarra de Juan Pablo Arredondo, se sabe, es de por si garantía segura de buena música. Y aquí no defrauda.  En sus casi ocho minutos de duración, La torre va creciendo en intensidad y cuando se espera una resolución, entra de lleno en un clima de sosiego, donde la guitarra y el contrabajo construyen un diálogo intimista, mientras la tensión subyace en lo no dicho.

El intimista Polen,  Sol adolescente con un nuevo aporte de Arredondo y Valle de piedra, quizás el tema con el formato más jazzeramente clásico,  completan este disco debut de Pía Hernández como líder de su propia agrupación y permiten una interesante aproximación a su elección estética,Mekler y la agrupación Nicotina es Primavera con el que ha grabado dos discos.

Más allá de su propio grupo, Pía Hernández ha formado parte de otras agrupaciones, como el el trío de Juan Pablo Arredondo, el quinteto El Devenir del Río, con el que grabó dos discos y el sexteto de Julián Mekler y la agrupación Nicotina es Primavera con el que ha grabado dos discos.

Pía Hernández Trío. Lillith. Irazú Records 2020. Pía Hernández (piano), Ignacio Szulga (contrabajo) Nicolás del Águila (batería), Juan Pablo Arredondo (guitarra).

 

 

 

Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

2 comentarios

  • Avatar
    Eleonora Eubel

    14 de mayo, 2020 a las 19:53

    Hola Fernando! Hace bien leer nombres de mujeres creativas. Hay muchos talentos emergiendo entre las chicas, como así también entre los caballeros, pero de ellos sabemos bastante más, o al menos lo suficiente. De nosotras bastante menos. (Aunque el talento y no el género, debería de ser una condición para agruparnos). Por eso, gracias por este espacio!!

    Responder

  • Avatar
    Eliana Bonard

    9 de mayo, 2020 a las 10:19

    hermosa nota, bellisimas artistas !!! Gracias por su hermosa música y sus sensibilidades femeninas !!!

    Responder

Dejarle un comentario a Eliana Bonard Cancel Reply

Tu dirección de email no será publicada.