Argentinos por el mundoEntrevistasGato Barbieri: «Siempre busqué mi propia música»

7 de octubre, 20151059910 min
«Ya me queda muy poca memoria», dice como excusándose. Pero los recuerdos regresan una y otra vez, mientras el Gato Barbieri toma una cerveza en un hotel neoyorquino con el periodista Claudio Parisi. Previo a su show en el Blue Note, el Gato, uno de los músicos argentinos de mayor fama internacional, hace un repaso de su extensa y exitosa carrera.  Argentjazz reproduce parte de esa entrevista, con la generosa autorización de su autor.

El nombre de Leandro «Gato» Barbieri regresa ineludible cada vez que se piensa en los músicos más importantes de la historia del jazz en la Argentina. Radicado desde hace años en Nueva York, Barbieri ha tenido una extensa trayectoria que le permitió integrar formaciones como las de Don Cherry y Carla Bley, liderar sus propios grupos, grabar decenas de discos, actuar en los locales más emblemáticos del mundo y ser uno de los primeros en incorporar al jazz instrumentos y texturas latinoamericanas.

A los 82 años, mientras preparaba su próximo show en el Blue Note, el Gato concedió una entrevista al periodista Claudio Parisi, para sus programas La Herrería en AM 1550 y Jazz & Black, en la FM Urquiza. Allí el músico rosarino tuvo palabras de reconocimiento para su hermano Rubén, recordó agradecido a Michelle, su primera mujer, fallecida a los 53 años; definió su estilo y su búsqueda, rememoró sus comienzos europeos junto a Don Cherry y el enorme éxito mundial que le significó «El último tango e París».

«Yo he hecho de todo» dice el Gato, sabiendo que le ha sacado buen provecho a sus siete vidas. Aqui, una parte de la entrevista.

¿Siempre pensaste en tocar el saxo?

No. Yo quería tocar la trompeta como mi hermano Rubén. Pero mi vieja dijo no, dos trompetas no. Elegí entonces el saxo, porque mi tío Mario tocaba el saxo. Y yo era muy hincha de él. Ya a los 12 años escuchaba a Charlie Parker y a Dizzy Gillespie y lo entendía. Se me abrió una ventana enorme a partir de allí. Nadie entendía nada en ese momento. Sólo mi hermano Rubén y yo apreciábamos eso.

Era un buen compañero tuyo Rubén…

Sí, pero de jóvenes siempre teníamos opiniones contrarias en la música. A él no le gustaba Miles Davis, por ejemplo. Y para mí era lo más. Muchos años después Rubén admitió que Miles era un músico enorme. Pero por aquella época nos peleábamos mucho.

Ustedes son de Rosario. ¿Cómo y porqué vinieron a Buenos Aires?

Yo fui a Buenos Aires cuando tenía 11 o 12 años. Mi viejo no ganaba mucho dinero en Rosario. Pero a Rubén lo llamaron de la orquesta de René Cóspito cuando era apenas un adolescente y detrás de él nos fuimos todos a Buenos Aires. Allí entonces me puse a estudiar clarinete con el padre de Buby Lavecchia y saxofón con Alberto Herbier, un músico excepcional que tocaba conciertos para violines con saxo alto. Entonces a los 17 años me presenté para una prueba en la orquesta Casablanca Jazz, que tocaba bebop. Era una orquesta que sonaba muy bien. Me hicieron tocar y quedé.

¿Y qué recordás de la orquesta de Lalo Schifrin, con la que tocaste en los 50s?

Era muy buena. Y principalmente era buena porque estaba (Osvaldo) «Pichi» Mazzei. Un baterista que después se fue a tocar a Italia. Se fue a tocar con el hijo de Benito Mussolini, que tenía un trío y hacía jazz…

¿Cuándo estabas con Lalo fue que conociste a Dizzy Gillespie?

Sí, claro. Yo tocaba en club que estaba al lado del teatro donde estaba Dizzy. Yo estaba en una boite de la calle Maipú. Fuimos a escucharlo varias veces con Rubén. A veces nos parábamos en la vereda y lo escuchábamos desde afuera. Y un día Lalo nos llevó y nos presentó a Dizzy y tocamos una noche con él. Después Lalo se fue a Estados Unidos, hizo «Guillespiana», le fue muy bien. Poco después de eso yo me fui a Italia. Y aquello fue muy duro. En Italia no pasaba absolutamente nada. Yo fui el que hizo que los músicos comenzaran a tocar jazz en Italia. Pero Michelle, mi primera mujer, que murió a los 53 años me ayudo mucho, ella hizo tanto por mi….

¿Y cómo fue que te relacionaste con Don Cherry?

Por Michelle también. Una noche fuimos donde tocaba y Michelle se puso a conversar con él en inglés. Yo no entendía ni una sola palabra. Ella le dijo que yo tocaba el saxo. Entonces él me invitó a tocar aquella noche. Luego de mi pase, se acercó y me dijo «mañana comenzás en mi grupo». Así empecé. Don estaba en ese momento con Aldo Romano, el baterista italiano, y Jean-François Jenny-Clark, un excelente contrabajista francés. Yo no hablaba inglés. Así que cuando quería decirle algo a Cherry se lo decía Jenny Clark en francés, que le pasaba el mensaje en italiano a Aldo y Aldo le hablaba en inglés a Don. Así me hacía entender (risas).

¿Y después llegaste a Nueva York?

Si. Después estuvimos en Paris y luego con Cherry fuimos a Nueva York. Y allí llegué aún sin saber inglés. Eso habrá sido en 1960. Grabamos unos discos con Don en esos años y en 69 ya grabo el primer disco a mi nombre que es «Tercer mundo Gato». !Que buen disco fue aquel!…aún hoy me sigue pareciendo muy bueno. Increíble. Fue elegido en Francia como el mejor disco del año. Y después hice la música para «El último tango en París». Mucha gente se extrañó por aquello, pero yo siempre hice tangos de manera muy simple, como los toco siempre yo.

¿Y cómo te conectaste con Bernardo Betolucci para hacer la música de la película?

Por Michelle, que era una mujer muy culta y muy relacionada. Ella conocía toda la crema francesa e italiana. A todos los artistas. Los intelectuales. Y me conectó con toda esa gente. A partir de allí se me abrió un mundo nuevo. Me llamaron del festival de Montreux para tocar. Y tuve mucho éxito. Mucho. Gané mucho dinero. Se me abrieron muchas puertas. Toqué con Carla Bley, con Charlie Haden y su Liberation Music Orchestra  también…Yo leía muy bien música y era muy convocado por entonces.

¿Tuviste algunas diferencias con Astor Piazzolla por la música del «Ultimo tango», no?

Si claro. Yo había llamado a Piazzolla para hacer los arreglos. Yo escribí toda la música, pero necesitaba que alguien hiciera los arreglos de orquesta. Como él no me respondía terminé llamando a Oliver Nelson. Al tiempo me entero que Piazzolla se había llevado los arreglos para Buenos Aires y se los había presentado a Fernando Ayala para ofrecérselos. Estaba molesto porque no le habían pedido la música a él. Yo amo la música de Piazzolla, pero como persona…bueno, nunca hubo una buena relación entre nosotros.

¿John Coltrane siempre fue tu ídolo,  lo conociste?

Si, lo vi un par de veces y pude conversar con él. Lo vi la primera vez cuando fue a Italia, donde yo vivía. Allí en aquel momento eran todos anti Coltrane menos yo. Un tiempo antes yo le había mandado de regalo un estuche para saxo tenor hecho en Argentina. Cuando me presenté él me lo agradeció y me preguntó si no le podía regalar otro para el soprano (Risas). Luego lo vi una vez en el Birdland en Nueva York y pude charlar con él y contarle que estaba tocando con Cherry. Un gran músico.

Vos has podido lograr lo que muchos músicos buscan y no consiguen, su propio sonido. Y lo has hecho tocando música no transitada en el jazz, como el folclore argentino…

Sí yo he tocado de todo. Chacareras, bailecitos…Y siempre busqué el mejor sonido. Y llegué al máximo. Conseguí mi propia voz. Y además en mi música siempre hice uniones de distintas músicas. No solo de la Argentina, sino de muchos otros países. Por eso cuando yo toco me vienen a escuchar gente de Estados Unidos, de Europa, de Rusia. Esa fue siempre la idea en mi cabeza. No copiar lo que hacen en Estados Unidos. Hice 45 discos en 50 años y siempre con esa idea. No copiar, buscar mi propia música.

¿Hay algún músico de los últimos que te haya impresionado, a la par de los grandes nombres de los que hablamos?

Jaco Pastorius. Era un grande. Pero murió muy joven. Lo seguí bastante. Me gustaba lo que hacía con Wayne Shorter en Weather Report…

También tocaste con Santana

Si muy buen músico. Pero no leía absolutamente nada. Pero es un músico muy bueno. Yo he hecho de todo y toqué con muchísima gente. Pero creo que quien más me entendió fue Ayrto Moreira. Era quien más me entendía de todos.

¿Y si tuvieras que nombrar un músico argentino?

Domingo Cura. Sin duda. Hacia unos ritmos que me mataban. Y yo me esforzaba por seguirlo. Un gran músico. Piazzolla también. (Horacio) Salgán me gustaba mucho. (Osvaldo) Pugliese. Rubén mi hermano también era un gran músico. Pero a mí me gustaba más «Fats» Fernández, podía tocar lo que quisiera, desde Dixiland hasta bebop. Un gran músico.

 Claudio Parisi, mano a mano con el Gato, una tarde en Nueva York
Gato Barbieri. Discografía esencial
Menorama (private pressing, 1960)
Gato Barbieri & Don Cherry (1965)
Togetherness (Don Cherry (jazz), 1965)
Complete Communión (Don Cherry (jazz), 1966)
Symphony for Improvisers (Don Cherry (jazz), 1966)
Hamba Khale (with Dollar Brand, 1968)
Hamba Khale (with Dollar Brand, 1968)
Orgasm (Alan Shorter, 1968)
Communications with the Jazz Composer’s Orchestra, (1968)
Under fire (1969)
The Third World (1969)
Liberation Music Orchestra (album) (Charlie Haden, 1969)
El Pampero (1971)
Fenix (1971)
Last Tango in Paris (1972)
Bolivia (1973)
Chapter One: Latinoamérica (1973)
Chapter Two: Hasta siempre (1973)
Yesterdays (1974)
Chapter Three: Viva Emiliano Zapata (1974)
Chapter Four: Alive in New York (1975)
Caliente (1976)
I Grandi del Jazz (1976)
Ruby Ruby (1977)
Trópico (1978)
Euphoria (1979)
Apasionado (1982)
Bahía (1983)
Gato … para los Amigos (1984)
Passion and Fire (1988)
Qué Pasa (1997)
Che Corazón (1999)
The Shadow of The Cat (2002)
The New York Meeting (2010)
Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

10 comentarios

  • Avatar
    Alfredo Chatruc

    14 de octubre, 2018 a las 16:22

    …como decía Antonio Agri del gran Piazzolla,¨como músico diez puntos…como persona cero¨

    Responder

  • Avatar
    albino reed

    29 de agosto, 2016 a las 06:02

    Muy buena la entrevista. No es fácil entrevistar a alguien al que se le vuelan los recuerdos como una plumas flotando en el aire..

    Responder

  • Avatar
    Freddie Fernandez Volpe

    12 de octubre, 2015 a las 17:50

    Lo conoci al Gato cuando era casi un adolescente -y yo casi un niño- y me pone contento leer esta nota. En el 2007 tenia un concierto en Miami -era su regreso después de haber estado mal de salud- y me disponía a disfrutarlo a pleno, cuando se suspendio precisamente por causa de su dolencia. Luego de esto no supe mas de el hasta esta muy buena entrevista. Me queda una duda…el baterista del cuarteto y de la orquesta de Lalo Schifrin era Oscar Mazzei -el hermano de Pichi-.

    Responder

    • Avatar
      Claudio PARISI

      13 de octubre, 2015 a las 15:52

      Freddie: Muchas gracias por tu comentario y me encanta que te haya gustado la entrevista, para mi fue un gran placer y un honor hacerla. Con respecto a lo que preguntas de la Orquesta de Lalo el baterista era Osvaldo Pichi Mazzei. Abrazo. Claudio

      Responder

  • Avatar
    Luis Trevisanello

    9 de octubre, 2015 a las 08:03

    Excelente nota. Yo tuve la suerte de compartir una cena con el y sus músicos después del concierto que dio el 6 de Octubre de 2000 acá en Rosario y sacarle una foto con todo el grupo en el loby del hotel presidente al las 2 de la mañana de vuelta de la cena. Un recuerdo imborrable. Comparti la cena gracias a la invitación del gran bajista Adalberto Cevasco.

    Responder

    • Avatar
      Claudio PARISI

      13 de octubre, 2015 a las 15:55

      Muchas gracias Luis y que linda historia que comentas con respecto a esa cena en Rosario. QUE BUENO!!! Imagino que inolvidable. Abrazo. Claudio

      Responder

  • Avatar
    Gustavo

    8 de octubre, 2015 a las 13:35

    Me surgieron dos cosas de la entrevista.
    Una, se peleaba con el hermano por Miles Davis. Se peleaban por la música! Genial!
    Y la otra, cuando le traducían del francés al italiano y del italiano al inglés para hablar con Don Cherry. Pero para tocar, no hace falta idiomas, la música sigue demostrando que es un idioma universal.
    Gracias por la entrevista!

    Responder

  • Avatar
    Alberto Daer

    8 de octubre, 2015 a las 05:26

    Un monstruo viviente!!

    Responder

  • Avatar
    daniel

    7 de octubre, 2015 a las 20:53

    una nota estupenda con hombre musical mente estupendo

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.