EntrevistasYamile Burich: «La música es como un sueño»

16 de noviembre, 20194128 min
Hace más de cinco años que las Jazz Ladies son una presencia constante en la escena del jazz local. Con cuatro discos editados, el quinteto que lidera la saxofonista Yamile Burich, no solo ha demostrado talento arriba de un escenario, sino que también supo ganarse un reconocimiento que ya trasciende fronteras.  Recién llegadas de Brasil y Colombia, donde actuaron para más de 30 mil personas, las Ladies disfrutan del lanzamiento de Alegría, su nueva placa en la que incorporan ritmos latinos.

Fotografía de apertura Emiliano Rojas Salinas

En poco tiempo tu quinteto editó dos discos. Live at Thelonious Club y Alegría. Más allá de las diferencias obvias, que rescatarías de cada uno de ellos.

El disco en vivo es un típico show de boliche de jazz. Algunos standards, un puñado de temas propios y toda la energía de la música en vivo. El otro en cambio, tiene un abordaje distinto. Son seis temas míos y Alfonsina y el mar, de Ariel Ramirez y Felix Luna y en todos ellos hay como una mirada más latina. También aquí utilizamos algunos instrumentos que no son nada usuales en el jazz local.

¿Por ejemplo?   

Bueno tocamos con calimba, con pandeiro. Además Pepi Taveira, que como sabés es un estudioso de todo esto, de todo lo que sea percusivo, nos prestó unas campanas sinfónicas y un instrumento que se llama Marimba de Chonta, que él trajo de Colombia. Está hecho como con maderitas de agua y allá se toca mucho, principalmente en un ritmo que se llama Aguabajo…Es un sonido muy hermoso. Yo disfrutaba mucho el grupo que Pepi tenía con Luis Agudo, ese concepto es hermoso y así también uno se va metiendo en otros caminos.

¿Considerás que precisamente este disco, Alegría, te va llevando por otros caminos?

Si, totalmente. Este disco me fue llevando por otro camino. Bueno, uno busca y encuentra otros caminos…de eso se trata un poco todo esto. Yo por ejemplo acá toqué más soprano. Se presta más a lo Latin. Porque además uno va teniendo influencias de lo que va escuchando. Y también está lo que surge de cada uno con el tiempo, con el trabajo, con el estudio. Va saliendo tu propia identidad a medida que progresas

¿Y cuál es el aporte del grupo en este desarrollo que mencionás?

Es fundamental. El grupo, los compañeros. Con Ramiro Penovi tocó desde el 2007.  Con Patricia Grinfeld y Diana Arias estoy tocando desde el 2013. Con las Jazz Ladies estamos desde el 2014 y ya grabamos cuatro discos. Esa cosa de la fraternidad, de la unión, también hace a la música. Yo sé que saco mejores cosas de mí tocando con gente que quiero y con la que toco hace muchos años. Y por eso las elijo cada día. También tengo otro grupo con Diana, Analía Ferronato y Manuel Ochoa en piano, con el que estuvimos en Brasil y al que conozco también desde hace unos cuantos años.

Tocar seguido une al grupo de una manera muy especial, imagino

Tocar y soñar ¿no? Porque la música es como un sueño, que antes que todo está en tu propia imaginación. Fijate el tema de las campanas que puse en Alegría. Yo vengo de un pueblo, me crié en Salta. Mi mamá y mis abuelos venían de otros pueblos. Y allá lo que escuchás siempre son las campanas de las iglesias. Y el tiempo parece detenido. Como si no pasara. Y uno compone con todas esas cosas en la cabeza. Es como si pintaras un cuadro.

El grupo sería entonces como parte de un sueño compartido.

Claro. Por eso volvés a elegirlos. Por eso tenés proyectos que los incluyen. Son la gente con la que quiero tocar, con la que quiero subir a un escenario y hacer la música que nos gusta. No es algo que hacés con una computadora. Es algo que hacés con el alma. Una vez leí que Duke Ellington componía pensando en los músicos que tenía en su orquesta. Me parece que eso es lo importante. Pensar en quién va a tocar lo que estás escribiendo. A mí me pasa todo el tiempo. Hago un tema y pienso en Patricia haciendo una contramelodía, en cómo quedarán las congas o un solo de bajo…

Al ser todas mujeres sentís que hay una conexión especial entre ustedes…

Puede ser. Pero no creo que sea un tema de género. Y mucho menos algo comercial.  Es simplemente un grupo humano. Si puedo decirte que hay un respeto diferente entre nosotras. Y para mí eso es fundamental. Pero también lo siento cuando toco con Ramiro o con Leo Cejas, al que conozco de hace tantos años y al que incluso le hice un tema.

¿Qué  diferencias aprecias entre Diana Arias y Leo Cejas cuando tocan el contrabajo. Se puede hablar de un toque femenino o masculino o simplemente son estilos distintos más allá del género?

No. Hay diferencias de personalidad, nada más. Igual no puedo ser muy objetiva porque me encanta tocar con Diana y con Leo. Cuando Diana no puede venir, llamamos a Leo y se integra perfectamente al grupo. Yo creo que Leonel es uno de los músicos más talentosos que yo conozco. Canta, toca la guitarra, tiene una mente muy abierta. No tiene prejuicios. A mí me encanta tocar con él.

Este año también fue el debut internacional del quinteto. ¿Cómo fue eso?

Fue una gran experiencia. En setiembre nos llamaron del Festival Jazz al Parque, en Bogotá, un encuentro que ya tiene más de 30 años de trayectoria. La verdad fue un logro para nosotras y lo hicimos a fuerza de trabajo, sin mánager, sin marketing. Es toda música original, con figuras importantes. Este año estuvo Ron Carter. Y allí nosotros hicimos nuestro show. Tocamos para más de 30 mil personas. Fue hermoso.

También estuvieron en Brasil.

Si, otro recuerdo tremendo. Antes que eso estuvimos en el Festival Internacional de Ushuaia, sobre finales de setiembre. Luego fuimos a Brasil, al festival ViJazz, que se hace cerca de Belo Horizonte. Hicimos tres shows ahí. En esa gira no estuvo Patricia, no podía venir y convocamos a Manuel Ochoa. Hicimos presentaciones en cuarteto, porque tampoco podía Caro Cohen. Esos shows nos abrieron muchas puertas y esperamos poder seguir mostrando nuestra música afuera o en el interior del país durante el 2020.

Lo interesante además es que estás abriendo puertas con tu propia música.

Si claro. Yo creo que hay que intentar mostrar lo que uno hace. Lo distinto, lo personal. Yo sigo amando el bebop, soy una enamorada de Charlie Parker, adoro a Sonny Rollins, estudié mucho tiempo todo eso, pero llega un momento en que esa música tiene que decantar en lo propio….hablando de eso ¿te conté que me escribió el baterista de Sonny?

No, contame…

Hace muchos años, hacíamos con Ramiro muchos temas de Rollins. Entre esos Global warning, que está en el disco que tiene ese mismo nombre. Ese tema y otros yo los había subido a mi canal de YouTube. Bueno, un día, para mi sorpresa me escribe Perry Wilson, el baterista que había tocado en ese disco de Rollins, del 98 y me dice que le había encantado nuestra versión y el sentimiento que habíamos puesto. Una linda sorpresa. Wilson tocó en los últimos discos de Sonny…como This is what i do, o los discos en vivo de Road Show.  Para mi Rollins es lo más. La locura que tiene al tocar. Rítmicamente es inigualable. Sonny Rollins es la leyenda viva. Para mí es el jazz.

Hablabas de hacer tu propia música. Hoy pareciera que esa independencia creativa no es bien vista por los programadores, que apuestan más a los tributos por sobre lo original.

No es fácil. Está muy difícil el ambiente. Es verdad. Muchos lugares no quieren que vos hagas tu música. Apuestan a los tributos. Es una pena. Pero creo que uno tiene que luchar por mostrar lo que hace. Acá, los músicos también tenemos nuestra responsabilidad.  Yo quiero hacer mi música. Trabajo para eso, armo grupos, voy con tríos, con cuartetos, con quintetos, siempre llevando lo mío. Es un trabajo constante y arduo. Conseguir lugares, difundir todo lo que se pueda. Pero ese el camino, no otro. Por suerte a nosotras hay mucha gente que nos sigue, mucha gente joven que se interesa por nuestra música. Eso está bueno. Y volvemos a Rollins. Él siempre decía que un músico debe hacer lo que siente. Y yo creo totalmente en eso.

Yamile Burich y las Jazz Ladies

Live at the Thelonious Club

  1. Black Jack
  2. Una más
  3. My one and only love
  4. Alegría
  5. Oso Yoguin
  6. What a difference a day made
  7. Killer ladies
  8. Mi pequeño arco iris
  9. A fire flames on Green lanes
  10. El blues del parral

Grabado en vivo el 11 de octubre de 2018

 Alegría

  1. Alegría
  2. Mi pequeño arco iris
  3. Alfonsina y el mar
  4. Los pensamientos
  5. El campanario
  6. Killer ladies
  7. Alegría (alt take)

Fernando Ríos

Fernando Ríos

Dirige la revista online argentjazz. Trabajó en la agencia Télam y en la Gerencia de Noticias de la TV Pública. Escribió para Revista de Jazz de Barcelona, BA Jazz Magazine, la web Registros a Media Voz de Islas Canarias, España, Clube de Jazz de Brasil y el diario Infobae de Buenos Aires.

Dejar un comentario

Tu dirección de email no será publicada.